expresion@elgrullo.com.mx
Buscar:
3 de 3 Historia del periodismo en El Grullo

Por: Leonel Michel Velasco

Tomado de El libro «El Murmullo de loa Tagúinches» Historias de personas grullenses de Ramón Montes Barreto. 

TERCERA DE TRES.

En cuanto a experiencias imborrables con el periódico El Globo, el haber recibido una amenaza de un señor que llegó a establecerse en El Grullo con mucho poder y dinero. Me amenazó diciéndome que tenía gente y que, por un kilo de marihuana, me dejarían inválido para el resto de mi vida. Todo esto debido a que no le gustó un artículo satírico que escribió uno de los colaboradores del periódico. En otra ocasión, mientras andaba de voceador del periódico Expresión, en la Alameda Municipal, un joven me abordó preguntando quién hacía el periódico y mostrando su enojo por un artículo satírico que se publicó sobre su tío, conocido como Pablo Bocas. Me retó a pelear, por suerte pude evitarlo, sin llegar a las manos. 

Tras la experiencia que me dejaran mis trabajos en los periódicos de la Sociedad de Estudiantes Grullenses (SEG); de “El Globo”, el de la Sociedad de Profesionistas “Criterio” y “El Globo del Sur” independiente; y de haber emigrado a la ciudad de Tijuana por diez años. Me di cuenta, a mi regreso al terruño, de que nadie continuó con el quehacer periodístico en la región. Entonces fue que, una reunión de amigos, hablamos al respecto y tomamos la decisión de hacer el periódico “Expresión”.

Las notas que preferían leer las personas de la ciudad, los campesinos, los obreros, las amas de casa en las fértiles tierras del valle y la costa jalisciense. Eran definitivamente el morbo y la nota roja, una línea que nunca quise abordar. Pues más que un negocio, mi actividad periodística era un hobby personal.  Las notas más relevantes de Expresión, en cuanto a preferencias de las amas de casa, eran las recetas de cocina escritas por mi hermana Pilar, tituladas la “Rica Esquina de Pilarica”. Continuando la política, deportes, ecología y cultura. Reconozco que no tuvimos la visión de crear un espacio dirigido a campesinos, lo cual podría haber sido un gran acierto.

Claro que hubo sobresaltos, vicisitudes y muchos trabajos para encontrar su lugar entre quienes se dedicaban al periodismo, dar continuidad al proyecto requería de hacer compromisos en el interior de la Sociedad de Estudiantes Grullenses (SEG). Cuando no eran cumplidos, se daba una oportunidad más para poder continuar y no ser destituido, la terquedad fue muy importante para lograr nuestro objetivo.

Para mí, la escritura tiene el poder de pintar imágenes vívidas en la mente de los lectores y transportarlos a mundos imaginarios. Como una fotografía que captura momentos, emociones y escenarios con detalle. En mi libro utilice personajes y situaciones reales en escenarios locales, con el propósito de conectarme con mis paisanos en diferentes perspectivas. Sus problemas, deseos o pensamientos mágico primitivos, queriendo saber cómo concluirá cada narración. Fui enlazando artículos publicados en el periódico Expresión, elegí aquellos que denotaron mayor aceptación; artículos escritos y publicados con la idea de llegar a escribir “De guía”. Donde con antelación escribí el artículo final, tratando de mantener el interés del lector queriendo saber cómo concluirá lo narrado. En mi libro, el personaje central es mi pequeña hija, logrando pequeñas Victorias, enfrentado adversidades y esperanzas. Buscando en cada narrativa finales felices tocando corazones.

Para ejercer mis actividades de periodista, comencé con un escáner manual, capturando las páginas del periódico de manera artesanal. Luego, adquirí una computadora y empecé a utilizar plantillas en Publisher. Aprendí a usarlo a través de ensayo y error. Mi ventaja fue haber tomado una materia opcional de taquimecanografía en la secundaria con la maestra Cuca Carvajal. Más adelante, enfrenté dificultades al aprender programas como Corel Draw y Adobe InDesign, que sigo utilizando hasta hoy. Posteriormente, mi sobrino Sergio Montaño Robles, que emigró a Canadá, me cedió el sitio web www.elgrullo.com.mx para que lo continuara. Sin embargo, todavía me cuesta navegar en él, y reconozco que necesito capacitación o la colaboración de alguien con experiencia en el tema para hacerlo autofinanciable.

Entre las personas que influenciaron y dejaron una marca en mí, se encuentran los miembros de Periodismo Cultural A.C., como Luis Sandoval Godoy, Luis de la Torre y un periodista del municipio de Mezquitic y otro de Tepatitlán cuyos nombres reservo con gratos recuerdos en mi memoria.

Siento un profundo orgullo por mis padres y por ser descendiente de los fundadores de esta hermosa área geográfica, ahora conocida como El Grullo, Jalisco. Me enorgullece también ser descendiente de mi bisabuelo Isidro Michel López, un revolucionario maderista, así como de otros luchadores que han elevado el nombre de El Grullo, como Luis Robles Díaz-Infante, Rafael Preciado Hernández, Porfirio Corona Covarrubias, Daniel Arreola, Librado Gómez Preciado y destacados músicos como Estanislao García Espinoza, Rodolfo Rosales Corona, los hermanos Gildardo, Emilio y Rodolfo Mojica Rubio, Eliseo Corona, Juan José Ramírez Espinosa, José Velasco Plazola, Héctor Pérez Plazola, Álvaro Velasco, Ignacio Pérez Monroy, Salvador Arriola Naranjo, Juan Carbajal Beas y muchos más. Igualmente, de un gran número de deportistas que han sabido poner en alto a El Grullo. Admiro a aquellos que han promovido la cultura en este joven municipio, formado principalmente por emprendedores migrantes y locales que han contribuido al desarrollo de la región.

Soy orgulloso de haber mantenido el periódico durante un período significativo. Además, lideré como secretario de la sociedad de alumnos del Instituto Forja, donde logré varios hitos. Entre ellos, destaco el diseño y construcción de la cancha de baloncesto, la creación del boletín “Ecos estudiantiles”, la puesta en marcha del programa radiofónico “Enlace Cultural” y la provisión de recursos para el laboratorio de química. También cabe mencionar que celebramos nuestra graduación con un gran baile, a pesar de no contar con la autorización del Instituto Forja. Posteriormente, tuve el honor de liderar como presidente de la Sociedad de Estudiantes Grullenses (SEG), donde establecimos una semana cultural repleta de eventos tanto culturales como deportivos. Uno de mis logros más destacados fue la entrega a la comunidad grullense de la primera biblioteca pública municipal. Esta iniciativa involucró la donación de libros, estanterías, iluminación, ventiladores, una máquina de escribir, la formación de un patronato y la designación de una bibliotecaria.

Otro hito importante fue la organización y ejecución del primer concurso de globos, a pesar de no contar con la autorización inicial de las autoridades. Este evento ha perdurado a lo largo del tiempo y se ha convertido en una tradición anual en los siguientes gobiernos municipales. Además, tuve el privilegio de organizar dos de los tradicionales bailes del estudiante grullense, en los que participaron orquestas y grupos musicales de primer nivel. Estos bailes eran esperados con entusiasmo por la población, y las mujeres se lucían con atuendos especialmente confeccionados para la ocasión.

Una anécdota que solo he compartido con muy pocas personas, quiero decirla ahora. Hace años, me encontraba en mi Club de Ajedrez José R. Capablanca, ubicado frente a la Alameda Hidalgo, donde tuve la oportunidad de enseñar este juego a numerosos niños y adolescentes. En un momento determinado, mientras estaba en el club, dos expresidentes municipales, se me acercaron con una propuesta interesante: convertirme en el próximo candidato a la presidencia municipal. En ese instante, me negué y les expresé mi agradecimiento por la oferta, indicando que en ese momento no me sentía en condiciones para asumir ese rol. Sin embargo, aproveché la ocasión para recomendarles a un amigo mío que poseía la capacidad y el interés necesarios para participar. Finalmente, mi amigo aceptó la propuesta y se postuló, llegando a convertirse en presidente municipal. Es una anécdota que muestra cómo, las oportunidades pueden presentarse de maneras inesperadas y cómo nuestras decisiones pueden tener un impacto significativo en nuestras vidas y en las de los demás.

Historia del periodismo en El Grullo

Por: Leonel Michel Velasco

Tomado de El libro «El Murmullo de loa Tagúinches» Historias de personas grullenses de Ramón Montes Barreto.

Segundo de tres

En el año de 1971, tuve el honor de entrevistar a tres de los pioneros de la Banda Municipal: Juan Carvajal Beas -el director de aquel tiempo-, Carmen Guerrero y Juan Espinosa. Estos personajes fueron testigos de los momentos de gloria y las dificultades que la Banda Municipal ha enfrentado en el trayecto a sus cincuenta años de existencia.

¿Quién puede olvidar las alegres serenatas dominicales en el Jardín Municipal Ramón Corona? Las armoniosas notas, magistralmente interpretadas por elegantes músicos, resonaron en todo El Grullo y la región; así como en Irapuato y en Guadalajara, con un rico archivo legado de sobresalientes músicos grullenses con canciones como “La Bella Lola”, “Morenita Mía”, alegres popurrís y delicadas piezas de música clásica y, nuestra joya local, la marcha “¡Viva El Grullo!”. Los comentarios que se escuchaban llenándonos de orgullo, tales como: “La banda de El Grullo es la mejor de toda la región.” Y el sueño de los niños que decían: “Mamá, quiero tocar el clarinete en la banda.”

¿Cómo podríamos olvidar a aquellos músicos apuestos, vestidos con uniformes de gala, como los militares de la marina nacional? Resulta verdaderamente fascinante la forma en que esta institución ha persistido durante cincuenta largos años, sobreviviendo únicamente con las contribuciones esporádicas de quienes han solicitado sus servicios, ya que no han recibido un salario ni apoyo fijo del municipio. Hace unos años, -en 1971- tuve el honor de formar parte de la banda, recibiendo un pago de nueve pesos por serenata. 

Aquí se presenta un breve análisis situacional sobre la banda municipal -tal como se discutió en la entrevista-, con los tres pioneros 1. Las razones económicas: a) Hasta la fecha, carece de un presupuesto municipal; b) El trabajo es ocasional y la remuneración es desproporcionada en comparación con otros grupos y, c) Los instrumentos se han deteriorado con el tiempo y la adquisición de nuevos se vuelve cada vez más difícil. 2. Falta de recursos humanos. a) Se esperaba que la juventud fuera el semillero de futuros miembros de la banda municipal. Sin embargo, esto no ha ocurrido, ya que muchos jóvenes optan por tocar en grupos que los aceptan con tan solo cuatro o cinco meses de estudio en el aprendizaje musical. Forman conjuntos de cualquier nombre y ganan tres o cuatro mil pesos en cuatro o cinco horas. Esta realidad no se aplica a los aspirantes de la banda, quienes deben prepararse durante dos años o más para convertirse en modestos músicos, enfrentando desigualdades económicas y, b) Otro obstáculo es que muchos músicos deben abandonar la ciudad para continuar sus estudios, porque en aquel tiempo, en El Grullo, solo se tenía acceso a la secundaria.

Los afanes para tener un periódico, antes de salir a la venta, se debe hacer un periodismo comprometido con la comunidad. Un grupo de amigos y entusiastas colaboradores con intereses comunes, con un profundo anhelo de servicio hacia nuestra comunidad, preocupados por el devenir histórico de nuestra región, deseosos de ejercer influjo sobre la opinión pública y sobre el gobierno, nos dimos a la tarea de realizar actividades periodísticas, aquí se presenta un hilo conductor con base en el tiempo.

Allá por los años 70’s siendo unos inquietos y precoces adolescentes, palpamos la necesidad, la falta de un medio de comunicación impreso; así nació “El Globo”, como un órgano informativo de la Sociedad de Estudiantes Grullenses (SEG) bajo el lema “Por la Superación Cultural de Nuestro Pueblo”.  

Una década después el mismo grupo de amigos, el 17 de mayo de 1981, vio el surgimiento de “Criterio”, como un órgano informativo de la Asociación de Profesionistas y Egresados Grullenses, A.C. (PEGAC), bajo el lema “Unificación para el progreso de El Grullo”.  Posteriormente en el mes de febrero de 1983 emerge “El Globo del Sur”, con el mismo espíritu, pero como un órgano independiente y una dirección colectiva, afiliado a Periodismo Cultural A.C., con el lema “Es vida y expresión de la provincia, se da a la Comunidad”. -No se regala-

Esta trayectoria periodística, entre infladas y desinfladas, quemadas y alumbradas, dándonos grandes satisfacciones e insatisfacciones ganando experiencia y dos que tres enemistades; en 1985 se vio interrumpida por una década, en la que nuestra comunidad creció y careció de información escrita sobre la vida de esta región.

Un 10 de agosto de 1994 emerge “Expresión” como órgano independiente, más libre que el viento, con la pretensión de ser una plataforma cívica en busca de la verdad -aunque mal me quieran las comadres porque les diga las verdades-. Con el lema “Presencia del sentir regional – Poder de la comunidad”. En política: exactitud y claridad, con discernimiento y juicios basados en la evidencia, informando reflexivamente el sentir común de la gente, con libertad modestia e imparcialidad.

Ese periodismo prometía -Ser una amalgama de inquietud comprometida contigo, amable lector, que abres tus oídos para escucharnos activamente, estamos abiertos a tus sugerencias, observaciones y sobre todo a tu participación, te invitamos a que germines el periodista que todos llevamos dentro, que tomes tu expresiva pluma, el tablero de tu computadora o desde tu celular y, participes con tu comunidad contactando a los paisanos presentes y ausentes; hoy -diciembre del 2011- incursionemos gestando y abordando el periodismo digital en el ciberespacio. Míranos… y no olvides que al escribir lees dos veces y escuchas mil voces. Se requiere honestidad, esfuerzo consciente y sentido de la distancia, aquí y ahora, el allá y el entonces, el mañana y el porvenir, estés aquí o allá, flotemos juntos viajando en la clara superficie de nuestra realidad-.

La tarea de hacer un periódico, antes de que un periódico salga a la venta, se llevan a cabo varios trabajos y procesos que son fundamentales para garantizar la calidad y precisión de la información que se presenta a los lectores. Algunas de las principales tareas incluyen:

Reunir artículos entre los colaboradores y amigos, así como el dinero para el pago de la maquila, capturar todos los artículos a máquina, formar un bosquejo de título y fotos y tomarlas o conseguirlas, para armarlo tal cual. Dentro de nuestra inexperiencia hacíamos de manera artesanal e intuitiva el periódico, colocando artículos, fotos y gráficos en originales ya que estos se mandaban hacer fotos de plomo, que integraban con las letras que igualmente las hacían de plomo, se mandaban hacer los negativos de cada página y luego las placas de metal para imprimir, con el tiempo y para abaratar costos, aprovechando que mi hermana quien estudió fotografía, tenía su cuarto obscuro y su amplificadora, ahí aprendí a sacar los negativos y las placas. 

Completada la impresión que, en esos tiempos era tipográfica y luego pasó a ser impresión en offset donde se hacían los negativos y las placas. Una vez empacado el producto seguía recogerlo en Guadalajara, transportarlo y ya en El Grullo, llevarlo a los puntos de venta, a nuestros anunciantes, dejándoles unos pocos, gratuitos para sus clientes, contribuyendo a su distribución, igualmente con los escritores, familiares y amigos, ya distribuido de manera generalizada, era el tema de pláticas entre varios sectores de la sociedad, sobre todo los líderes de opinión. y juventud siendo mayoría las mujeres.

Redacción de noticias: Los periodistas y reporteros investigan, recopilan información y escriben artículos sobre eventos actuales, política, deportes, cultura, economía, entre otros temas. Edición y revisión: Los editores revisan y corrigen los artículos escritos por los periodistas para asegurarse de que sean precisos, estén bien estructurados y cumplan con las políticas editoriales del periódico.Se contrató a una correctora con una retribución económica pagada por horas. 

Maquetación y diseño: El equipo de diseño gráfico y maquetación trabaja en la presentación visual del periódico, organizando los artículos, fotografías y gráficos de manera atractiva y legible. Selección de fotografías: Se eligen y procesan las imágenes que acompañarán a las noticias para ilustrar los acontecimientos de manera efectiva. Impresión: El periódico es enviado a la imprenta para producir las copias físicas que se distribuirán a los puntos de venta. Distribución: Se organizan las rutas de distribución para que los periódicos lleguen a los kioscos, tiendas y puntos de venta antes de la hora de apertura al público.

Continuara….

Literatura, rock y libertad disruptiva: José Agustín

Relato de un mágico y misterioso viaje FIL – Otoño del 92

Jesús D. Medina García

Publicó su primera novela “La Tumba” a los 16 años siendo apoyado por el Maestro Juan José Arreola (DEP) que supo con ese genial talento identificar el potencial de ese joven rebeldón y rocanrolero. Entre muchísimas distinciones recibió el premio Nacional de Ciencias y Artes, la medalla Bellas Artes y el cariño y admiración de varias generaciones de jóvenes insatisfechos con flores en el pelo que pensaban y sentían que todo lo que necesitabas era amor.

Podría seguir describiendo más cosas de su trayectoria, pero eso, si a alguien le interesara, lo podría consultar en la red. Ofrezco una especie de disculpa pues trataré de hacer un relato más personal y vivencial sobre mi blusera relación con José Agustín, incluyendo algo del lenguaje de la onda e intercalando párrafos de algunas de sus obras.

Resulta que, desde mis juventudes chilangas, cursando el Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM, Plantel Azcapotzalco, junto con el Rubén ( Ruby Tuesday), El Ángel ( Sargento Búfalo), El Beto ( Huevoduro II), El Carlos , El Higinio, Martha ( La Comenueces), La China Fresa, Manuel ( El Pie), José ( El de los Terrenos de Arriba), Clo, Joaquín ( El Toficos), El Kiwi, Adriana ( La Dormida) y dos tres desadaptado (a)s más que la mera verdura que de ellos ya ni me acordeón, recibimos como loquitos al maese Agustín en uno de los alivianados martes culturales que Difusión  UNAM atinadamente organizaba. Algunos ya habíamos leído algo del maese Agustín o nos habíamos impactado con la película “El Apando”, desarrollada en el antiguo y terrorífico Palacio Negro como se le conoció a la cárcel de Lecumberri y que actualmente es la sede del Archivo General de la Nación. Qué grueso ¿no? O Qué cosas tiene la vida Mariana Mariana.

Pues ahí escuchamos de viva voz el buen patín que se traía el invitado, nos habló de Vietnam, del Comandante Fidel, del Che, del oficio de escribir, de María Sabina, de las Enseñanzas de Don Juan, de los jipitecas, del movimiento estudiantil, de la Familia Burrón, de Los Recuerdos del Porvenir, del rock y sus profundidades y en general de por dónde iba la onda y la necesidad de ponerse almeja.

En su obra Tragicomedia Mexicana 1, La vida en México de 1940 a 1970 (1990), describió a la generación de jóvenes escritores a los que él pertenecía y hablando de la publicación de La Tumba, su primera novela señala:

“presentó el fenómeno de los jóvenes vistos desde la juventud misma (casi todas las obras juveniles eran escritas por gente de edad, lo cual determinaba en gran medida el estilo y la concepción de la juventud misma). Este tipo de novela utilizaba un lenguaje que rescataba artísticamente las hablas de los muchachos, además de que venía cargada de una vitalidad, irreverencia y frescura que difícilmente se pueden dar cuando se es más adulto. A fin de cuentas, este fenómeno también era una manifestación cada vez más clara del papel protagónico que los jóvenes empezaban a tener en México”

Pasó el tiempo y las mentes suspicaces se volvieron mentes calculadoras, y fue hasta la edición 1992 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, que nos reencontramos. En Guadalajara Fue. Yo trabajaba en comunicación social cuyo director era Luis Pettersen “El fish y nos correspondió la organización del Premio de Periodismo Cultural Fernando Benítez, (que también DEP). Mi chamba consistía en coordinar la recepción y logística de homenajeados y participantes del certamen, y ser el anfitrión-acompañante de alguno de ellos. Ya en una ocasión en este medio comenté la experiencia que tuvimos el arquitecto Sergio Zepeda y su servidor con el maestro José Luis Cuevas (… también DEP). En cuanto conocí la lista de invitados solicité ser el anfitrión de José Agustín, así fue como nos reencontramos y le platiqué la vez que cotorreamos en el CCH Azcapo y de cómo me había marcado esa experiencia. Cenando en el Hotel de Mendoza, me dijo: “a ver manito, pásame el itinerario de mañana” lo leyó y me dijo “ujule julita, pues nel, yo no quiero ir a esos lugares que traes, mejor vamos a dar un rol por Chapala… ¿se puede? Y sí se pudo off course (underground).

 La pasamos muy bien en la combi asignada por la gloriosa U de G, acompañados de Sergio Fong “El Tecla”, quien nos hizo un gran paraguas con su compañía y artilugios. Ja ja, cuando pasamos por él a su chamba y lo vio El Gurú Agustín. Espontáneo y veloz como era: dijo:

– chale manito…yo creí que los cholos ya no existían…mucho gusto brother bienvenido al rock and roll de la bella Guanatos Today. 

Al día siguiente nunca he sabido cómo, pero temprano me buscó el gran camarada, maestro de literatura y promotor cultural Luis Patiño (otro señor que DEP… ¡cielos!) para decirme que en la prepa 4 de la U de G, donde él trabajaba le habían preparado un homenaje al escritor y que le hiciera un paro para hacer un “ajuste” al programa y llevarlo a esa comunidad por lo menos una hora, sin que mis jefes se dieran color y mucho menos tinta. Se lo comenté en cortinas al maese y lo volvimos a hacer (underground again).

El recibimiento fue apoteótico, nos esperaba el profe Patiño, el Dire y cientos de entusiasmados leoncitos (a)s. La gran sorpresa fue que al entrar al salón donde se desarrollaría la charla en el pizarrón (verde y escrito con gis) estaba el siguiente texto:

El “Rock de la Cárcel”

Llegó a la prepa 4,

“Las Ciudades Desiertas”

Se animan con los

Muertos que salen de

“La Tumba”

Y a mi novia le digo

“Se está Haciendo Tarde”

Para ver a José Agustín

Lo anoté en el reverso de mi tarjetita de presentación, con la siguiente anotación: D.S.W (así firmó el alumno que la hizo), 1º Dic-92- 11:45. Prepa 4. Por ahí en primera fila andaba una Lolita.

En aquel verano del 92, caminando de madrugada por la Plaza Tapatía con el Gran Jefe Apache, recuerdo que le regalé una plaqueta de la editorial independiente Alimaña Drunk, que dirigíamos El Tecla y Yony Laboriel, con mi cuento urbano “El Blues del Chopo”. 

-Órale …me lo chuto en el hotel. ¡Gracias Chucho…!

 Seguimos rolando y entonces, frente el impresionante Hospicio Cabañas, Jumping Jack Flash me dijo: creo que el movimiento del 68 tuvo un mayor impacto cultural que político, me encanta la poesía tapatía sobre todo la de Ricardo Castillo, Raúl Bañuelos, lo experimental de Dante, y mira: el tiempo estuvo de mi lado (Time Is On my Side), Margo Glantz y sus arañas me quisieron encasillar solo como un escritor de la onda con una narrativa medio facilona, pero no carnal, la obra sigue vigente y la nave va. 

Fíjate que yo soy más astrólogo que astrónomo, le debo mucho a la semiótica, a las investigaciones académicas a los medios de comunicación masiva, al estudio de los mitos y monitos…

Ya nunca nos volvimos a ver en esta dimensión y la era de acuario ya había fenecido

Además de la tarjetita, que bauticé como un “rock and roll verbal”, conservo (Across the Universe) tres libros que están a mi lado y con dedicatorias; a pesar de tantos Jinetes en la Tormenta de mi existencia.

 En la novela publicada por la editorial Joaquín Mortíz. Serie del Volador (DEP…ya ni hablar del peluquín…Oye, ahora que esto escribo me percato de que puros muertos… hasta editoriales…no inventes más), Se está haciendo tarde (final en laguna), no recomendable para levantacejas, pero sí para Bad Boys tipo el gran jazzista catatónico Thilonius Munk, el superstar de la onda precisa escribió:

Jesús, estas aguas turbulentas

Y estas curvas religiosas

Y estas colinas de sol

Van con mucho cariño para

Para ti

José Agustín. 1992

En la Tragicomedia Mexicana 2

Escribió:

Jesús, me ha dado mucho gusto

Reencontrarte en Guadalajara,

Me gustó mucho tu Chopoblues,

Y espero leer pronto más cosas

Tuyas.

Con cariño de tu carnal

José Agustín 

1992

Omito el contenido de la tercera dedicatoria, no vaya a salir el Aqualong.

El 16 de enero (Leo con Acuario) su familia avisaba que, en su habitáculo cósmico de Cuautla, arribaba el ocaso para el habitante de la Casa del Sol Naciente, organicé un personalísimo ritual por la madrugada, Completamente solo ,en la azotea de mi casa de Autlán, donde ahora vivo,  hubo algo de meditación, observación de estrellas, busqué en YouTube unas ondas budistas, encendí una veladora dirigiendo su fuego a la luz interna del amigo y solo por no más de cuatro o cinco segundos quise llorar Cry babie Cry, pero no, niguas. Se fue bien. El Rey se acercó a su Templo en el momento preciso, rodeado de amor y paz.

Qué curioso, el cuento que leyó el magister Agustín se llama El Buen del Chopo, y él lo refiere como Chopoblues, sabemos que en esa época ni sus luces de la existencia del You Tube. Y qué creen: así se llama mi cuenta de You Tube.

Para terminar, la despedida: un abrazo, idea de hacer un corto sobre Guanatos o del Chopoblues… y la promesa de irlo a visitar a Cuautla, de seguir escribiendo, de…de varias dobles fantasías 

En esa despedida, mencionó un dicho que jamás olvidaré, aunque procuro no decirlo, pues chansón ya suene anacrónico como anacrónico me siento yo en la vorágine del Paseo Alcalde, y no es que ese paseo esté mal, simplemente ya soy de otra época, ahora que esto escribo recién me doy cuenta de la gente que he tratado y que se fue. ¡As tears go by!

– ¡Entonces te busco mi querido Piano Man! -le grité en la salota del atiborrado aeropuerto…con su sonrisota acapulqueña me reviró señalándome como si su dedo fuese un bastón de mando: ¡sobres …dijo la carta…! y se fue, como el fantasmal Guarda agujas de su mentor Juan José Arreola.

Historia del periodismo en El Grullo

Por: Leonel Michel Velasco

Tomado de El libro «El Murmullo de loa Tagúinches» Historias de personas grullenses de Ramón Montes Barreto.

Primero de tres

Con especial afecto dedico esta historia a mi amigo de la infancia

Leonel Michel Velasco y familia 

«En memoria del Padre Carlitos y en honor a la valiosa labor de la querida cocinera, quienes dedicaron sus vidas a servir a los niños necesitados en el Comedor Niño de Praga. Su legado de amor y compasión perdurará en nuestros corazones. 🕊️❤️ #SiempreEnNuestrosRecuerdos»