expresion@elgrullo.com.mx
Buscar:
Marasmo de la Partidocracia Mexicana.

Por Pedro Vargas Avalos.

Por su orden cronológico figura primero el Partido Revolucionario Institucional (fundado como Partido Nacional Revolucionario (PNR), desde el poder federal el 4 de marzo de 1929, por el llamado Jefe Máximo de la Revolución, Plutarco Elías Calles). Por cierto, que el 30 de marzo de 1938, el General Lázaro Cárdenas, quien arribó al poder ejecutivo (1934-1940) con bendición del aludido Calles, para sacudirse su hegemonía lo expulsó del país el 10 de abril de 1936, y así concluyó con su “Maximato”. Enseguida el mandatario transformó a dicho organismo matizándolo de socialismo y auspició se llamara PRM (Partido de la Revolución Mexicana), el cual fenecería el 18 de enero de 1946, bajo la presidencia del Gral. Manuel Ávila Camacho: desde tal fecha, hasta la actualidad se le denomina Partido Revolucionario Institucional (PRI). Como ya se sabe, desde el ya remoto año de su creación, fue un partido hegemónico, omnipotente, siempre atado al liderazgo del presidente de la república en turno, menos cuando perdió la silla presidencial, (2000-2012) recuperando su control en el sexenio de Enrique Peña Nieto -2012-2018- bajo la divisa de que era el nuevo PRI, pero que a la postre resultó entreguista y corruptísimo, culminando la etapa del neoliberalismo iniciado con Miguel de la Madrid Hurtado en su periodo 1982-1988. Con el sucesor de éste -Carlos Salinas de Gortari-, arquetipo neoliberal, se inició la época del prianismo, es decir, la alianza virtual del PRI con el PAN, concubinato que duró hasta el 2018, aun cuando en contiendas electorales y como oposición, sigue actuando de tal manera, a pesar de que, en documentos y verborrea, han sido archienemigos. Por eso a su liga se le califica como antinatural, probando que la conveniencia politiquera demuestra que la ideología sucumbe ante la componenda.

El segundo de los institutos partidistas nacionales es el PAN -Partido Acción Nacional- que nació el 15 de septiembre de 1939, impulsado por el Lic. Manuel Gómez Morín, chihuahuense que tuvo el apoyo entre otros personajes, de los abogados jaliscienses Efraín González Luna y Rafael Hernández Preciado. Se asegura que los aspectos económicos, principios de doctrina y el programa de acción los inspiró Gómez Morín, mientras que los conceptos de nación, la familia y el Estado fueron elaborados por el lúcido autlense González Luna. A esta institución la inspiró su antagonismo al PRM, su apego al cristianismo, a la propiedad y la libre empresa, así como profesar valores sociales catalogados conservadores, de allí que al partido se le estima de derecha. Su lema se orientó por un discurso de su fundador: “Por una patria ordenada y generosa y una vida mejor y más digna para todos”. Sus primeros triunfos electorales fueron de carácter legislativo: diputados en 1946 y al año siguiente la presidencia municipal de Quiroga, Michoacán. Luego hubo un Ayuntamiento en Jalisco y para 1952 su primer candidato presidencial fue el jalisciense Efraín González Luna. En 1989, en Baja California, Ernesto Ruffo Appel logró ser el primer gobernador panista, con lo que un partido de oposición ganó una entidad federativa. Finalmente, ya en pleno prianismo, arribó en 2000 a la presidencia de la república un trivial personaje, Vicente Fox, al que le sucedió en controvertida elección en 2006, “haiga sido como haiga sido”, el aciago Felipe Calderón. A partir de este tiempo, uncido al prianismo, volvió a declinar el partido blanquiazul.

El que debería ser tercer partido por orden de fundación (5 de mayo de 1989) porque a la fecha es virtual desaparecido, es el de la Revolución Democrática, surgido por el empuje entre otros personajes, de Cuauhtémoc Cárdenas. El antecedente fue la unión de partidos de izquierda y la disidencia priista que bajo las siglas de FDN (Frente Democrático Nacional) se enfrentó al candidato oficial (Carlos Salinas), quien en embarazosos comicios (6 de julio de 1988) y tras la “caída del sistema” que anunció el Secretario de Gobernación Manuel Bartlett, dieron un sospechoso triunfo al que luego fue el “villano favorito” del país: impulsó el neoliberalismo, despojó a la nación de sus empresas, golpeó al sistema ejidal, y a la izquierda dijo que “no la veo ni la oigo”.  Este michoacano -Cárdenas- triunfó en elecciones para gobernar el Distrito Federal, y luego lo asegundó Andrés Manuel López obrador el año 2000. El esplendor perredista mayor fue en 2006, cuando casi alcanza la presidencia de la república con AMLO como candidato. La asunción de puestos claves del organismo por grupos (tribus y clanes) internos, hizo que el exlíder y excandidato presidencial López Obrador, saliera del perredismo y fundara una asociación que luego sería el Partido de la Revolución Democrática. El partido quedó dirigido por los llamados “Chuchos” -Jesús Ortega y Jesús Zambrano- con sus incondicionales del círculo “Nueva Izquierda”, quienes se aliaron al prianismo de Calderón y Peña Nieto. Descarriados de plano, de tumbo en tumbo se quedaron sin gubernaturas, resultando que a la fecha esos “líderes” lo han sepultado: luego de las elecciones del 2 de junio reciente y su nefasta alianza con el PRIAN, al no conservar su registro.

El siguiente Partido cronológicamente considerado, es el que nació en 1986 impulsado por el priista michoacano Jorge González Torres, (hermano del célebre Doctor Simi, Víctor González Torres) como Partido Verde, quien logró participara electoralmente en 1991, con el nombre de Partido Verde de México. Sin embargo, se logró el registro del organismo en 1993, ya con el nombre de Verde Ecologista de México (PVEM) en cuyo proceso inmediato (1994) compitió como aspirante presidencial. Dicho personaje, con su discurso sobre ecología y animalismo, ha sido considerado el dueño del organismo al que dirigió hasta 2001, heredando la dirección a su hijo Jorge Emilio González Martínez, bautizado como “el niño verde”, de pésima fama por sus desplantes y actos tildados de corrupción. El, como si fuese dueño de la institución, dice quien manda. El partido ha participado en alianzas con el PAN (2000) para triunfar con Fox, aun cuando luego se separó porque el baladí presidente no cumplió sus compromisos. Enseguida se alió al PRI de Madrazo y mantuvo su apoyo priista con José Antonio Meade, hasta que, en 2018, con acierto se sumó a la coalición “Juntos Haremos Historia” encabezada por MORENA. No se puede entonces afirmar cual sea su ideología efectiva, pues se une a conveniencia con cualesquiera.

El Partido del Trabajo (PT) es un instituto fundado en la capital mexicana tras unirse varias organizaciones sociales, el 8 de diciembre de 1990, siendo primer mandatario el inefable Carlos Salinas. Es un partido de izquierda que cuenta con el apoyo de diversos sectores populares, regionales e internacionales. De sus fundadores, destacan Alberto Anaya Gutiérrez, Gonzalo Yáñez, María Guadalupe Rodríguez, Pedro Vázquez González y Ricardo Cantú Garza y Reginaldo González. Su lema es «Unidad Nacional, ¡Todo el poder al Pueblo! Su registro lo alcanzó en 1993, y concurrió con candidata presidencial en 1994 (Cecilia Soto) participando en lo sucesivo en alianzas con otros partidos, hasta llegar a la presidencia (2018) con Amlo en la coalición “Juntos Haremos Historia”. Alberto Anaya Gutiérrez, quien ha sido diputado federal y senador en varias legislaturas al menos desde 1988, tomó la dirigencia del PT a partir de 1994 y continúa como propietario de tal investidura.

Viene en cuarto lugar cronológico, el partido Movimiento Ciudadano (PMC o simplemente MC) calificado como de centroizquierda. Fue fundado por Dante Delgado Rannauro, (priista veracruzano protegido de su paisano el temible salinista Fernando Gutiérrez Barrios, de quien fue sucesor en 1988 en la gubernatura de su estado, hasta 1992). Dante Delgado fue procesado penalmente en 1994 por desvío de fondos -450 millones de pesos-, pasando un año y tres meses en prisión. Ya liberado, renunció en 1996 al PRI y el 1 de agosto de 1999 fundó el partido Convergencia por la Democracia.​ En 2002 se acortó el nombre a Convergencia y en 2011 adoptó su nombre actual de Movimiento Ciudadano. Conquistó (2018) electoralmente el Estado de Jalisco, en base al grupo alfarista (de Enrique Alfaro, actual gobernador) y en 2021, se hizo de la gubernatura de Nuevo León. A Delgado se le considera el amo absoluto de MC, calificado como de centro izquierda, pero realmente sujeto al antojo del antedicho personaje, o localmente al de sus aliados: en Jalisco, es proverbial su controversia con Alfaro.

El más joven partido nacional, es el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) creado en 2011 como una asociación civil dedicada a impulsar la democracia y la defensa de la soberanía de México, teniendo como líder al actual presidente de México, Lic. Andrés Manuel López Obrador. Este dirigente de oposición, desde 1994 en su natal Tabasco enarboló principios democráticos, nacionalistas y de redención social. Si bien fue priista desde 1976 con el poeta Carlos Pellicer, y enseguida con Leandro Rovirosa Wade, fuerte impulsor del indigenismo (1977-82), con el avanzado Enrique González Pedrero, se sumó entusiasta y  en su administración dirigió acciones sociales que lo llevaron a dirigir (1983) al priismo en su Estado, lo cual hizo con espíritu tan confrontado al corporativismo tricolor -que lo acusó de socialista-, que hubo de salir de la dirigencia y emigrar al DF. Escribió dos libros y su tesis, revelando su credo mexicanista. En 1988 se suma a la corriente democrática que buscó democratizar al PRI, lo que, al no lograrse, se transformó en el Frente Democrático Nacional, movimiento que lo proyectó como candidato a gobernador de su tierra, la que recorrió y alertó sobre el clima de autoritarismo y represión que imperaba. En 1989 se crea el PRD y él lo dirige estatalmente en Tabasco. En los comicios de 1991 hubo tal cúmulo de fraudes, que Andrés Manuel decidió realizar una protesta denominada “Éxodo por la Democracia”, en la que encabezó una marcha a pie que inició en Villahermosa —capital de Tabasco— el 25 de noviembre de 1991 y concluyó en la Plaza de la Constitución de la Ciudad de México el 11 de enero de 1992, con un discurso ante 40 mil simpatizantes: se acordó con el gobierno federal se anularan varias elecciones municipales y la renuncia del ejecutivo tabasqueño. Ese año se sumó a Heberto Castillo, quien compitió para gobernar Veracruz. Para 1994 volvió a ser candidato para ejecutivo de Tabasco, compitiendo contra Roberto Madrazo, quien, con exceso de recursos, trampas y apoyos federales, se hizo del triunfo electoral. El 22 de abril de 1995, López Obrador inició la Caravana por la Democracia, marcha hasta la Ciudad de México, ampliado su defensa no solo de la democracia sino de los recursos de la nación, especialmente del petróleo. Ya curtido en la lucha oposicionista, dirigió al PRD (1996-1999) partido al que hizo la segunda fuerza política en la Cámara de diputados, primera del DF y conquistó algunas Entidades federativas. Luego el mismo fue gobernador del DF por el PRD (2000-2005) venciendo al panista Santiago Creel. Amlo criticó duramente al régimen priista por haber auspiciado el FOBAPROA; publicó su sexto libro “Un proyecto alternativo de nación: Hacia un cambio verdadero”, e instauró las pensiones para adultos mayores, lo que junto a su singular labor en el DF, le dio suficiente perfil para aspirar a la presidencia de la república, por lo que sus adversarios (encabezados por Fox y los priistas) le instrumentaron el desafuero, culminado en abril de 2005. Fueron connotados defensores de AMLO no solo su partido y dirigencias, sino los escritores Carlos Monsiváis y Elena Poniatowska, y junto a ellos, miles y miles de ciudadanos. El ministerio público se desistió de su acción, el procurador de justicia federal renunció y AMLO quedó en posición de llegar a la candidatura presidencial, desplazando a Cuauhtémoc Cárdenas. Luego vino la elección de 2006, que para muchísimos observadores fue un fraude para impedir que la izquierda arribara al poder; entonces el triunfo se le dio de manera ajustadísima (menos de uno por ciento) al panista Felipe Calderón, quien al responder una pregunta de la periodista Dennisse Maerker, quien le indicaba lo turbio del proceso (recordemos que increíblemente el IFE autorizó una campaña contra Amlo, diciendo que “era un peligro para México” y se adjuntaba una foto del venezolano Hugo Chávez) atinó en contestar: “como dicen en mi tierra, ya si ganó, haiga sido como haiga sido”. La evidente confabulación del IFE, el Tribunal Electoral, la Presidencia de la república, el Consejo Coordinador Empresarial, etc., contentos porque no se autorizó el conteo “voto por voto casilla por casilla” hicieron que Amlo pronunciara la frase “Al diablo con sus instituciones”. Vino la toma de la avenida Reforma y el establecimiento de un “gobierno legítimo” del cual fue Amlo su presidente, según lo aprobaron sus partidarios en un monumental mitin en el zócalo de la capital el 16 de septiembre; la protesta del cargo sería el 20 de noviembre. El gabinete que lo acompañó tenía entre otros miembros, a José Agustín Ortiz Pinchetti, Bernardo Bátiz; Octavio Romero Oropeza, Claudia Sheinbaum Pardo y Bertha Luján Uranga (madre de Luisa María Alcalde). El suceso se tomó por sus organizadores como el medio pacífico para evitar que la exacerbación socio-política estallara violentamente.

Con lo anterior, queda referido el profundo movimiento que precedió a la fundación de MORENA el 2 de octubre de  2011, año en que Calderón y su “Guerra contra el narcotráfico”  habían puesto de relieve la vulnerabilidad de las instituciones -policíacas, militares y políticas de seguridad mexicanas –infiltradas o de plano cooptadas por el hampa, según se comprobó en el proceso contra Genaro García Luna– sino también el nivel de penetración social que los cárteles tenían en muchas regiones del país. Ahora, AMLO fue candidato del “Movimiento Progresista”, conformado por MC, PRD, PT y los flamantes morenistas, frente al inflado priista Enrique Peña Nieto y una panista desamparada, Josefina Vázquez Mota. Así se llegó a los comicios presidenciales de 2012, confeccionados por las oligarquías mexicanas, la complacencia del PRIAN y la complicidad del gobierno calderonista. Ya sabemos que el priista Enrique Peña Nieto, preparado por los oligarcas mencionados, obtuvo el triunfo por compra de votos. Amlo señaló y no reconoció como legal el hecho, declarando: “Aunque nos sigan atacando y nos acusen de malos perdedores, de locos, de mesiánicos, de necios, enfermos de poder y otras lindezas, preferimos esos insultos a convalidar o formar parte de un régimen injusto, corrupto y de complicidades que está destruyendo a México”. (Milenio, 31 agosto 2012). Dos semanas después se desliga definitivamente del PRD y se dedica a Morena, -transformada en asociación civil el 20 de noviembre inmediato- y defender el ramo energético, amagado por el Pacto de México y el entreguismo peñanietista, respaldado por el PRI, PAN y PRD. Para el uno de agosto de 2014, Morena fue reconocido por el INE como partido político nacional. De esa forma Amlo se preparó para ser por tercera vez candidato presidencial, declarando el 13 de noviembre de 2016  a “Sin Embargo”, en la finca familiar “la Chingada” de Chiapas, que “Si el pueblo de México se manifiesta en 2018 por un cambio de fondo y me da su confianza” trabajaría con ahínco inspirado por Morelos, Juárez, Madero y Lázaro Cárdenas, “ pero si la mayoría de la gente dice que no me quiere gobernando o los de la mafia del poder nos lo impiden, entonces sí me iría literalmente a La Chingada”.

El domingo uno de julio de 2018, con un 53.19 % de votos, el pueblo de México llevó al poder ejecutivo federal al primer aspirante de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, seguido por el panista Ricardo Anaya con 21.27% y alejado el tricolor J. Antonio Meade con el 16.41%. El uno de diciembre asumió su cargo y desde entonces, a pesar de la férrea oposición del prianismo y los restos del perredismo, las oligarquías, casi todos los medios de comunicación tradicionales, muchísimos empresarios (nacionales y extranjeros) así como sectores conservadores de la sociedad, agraviada la situación por la pandemia del COVID y los acosos del gobierno gringo de Trump, el lopezobradorismo se ha sabido ganara las mayorías populares, lo cual se ratificó en los comicios presidenciales del 2 de junio, cuando su candidata Claudia Sheinbaum, se alzó con un aplastante triunfo de casi 36 millones de votos (casi 60%)  sobre la aspirante del PRIANRD, Xóchitl Gálvez, que apenas logró el 27.45% y el aspirante de MC, solo un modesto 10.32%. A ello debemos agregar que los partidarios de la Cuarta Transformación (4T) le dieron la mayoría calificada en las cámaras baja (diputados) y casi también en la alta(senado); el gobierno de la ciudad de México, que sumados a los Estados ya ganados, ahora en total 24 Entidades federativas de 32, estando pendiente aún la de Jalisco, que se busca se declare nula, y la inmensa mayoría de congresos locales, se puede afirmar que están en la cumbre.

En cambio, los partidos de oposición se ven en severos predicamentos: el PRD, ya perdió su registro. El PRI, relegado a partido chico, aturdido en un pleito feroz por su control, entre viejos cuanto destacados militantes y su actual dirigente -Alejandro Moreno- llamado “Alito”, con acusaciones diversas de abusos, enriquecimientos ilícitos y malversación de fondos, que tortuosamente quiere perpetuarse en la presidencia del partido. “Bajo su mandato, que ahora trata de prolongar hasta 2032 retorciendo los procesos legales, el PRI ha perdido todo lo que podía perder: los territorios que antaño fueron del tricolor, incluido el Estado de México, incluido su propio Estado, Campeche…las últimas elecciones, que han dejado su bancada en los huesos, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados; millones de militantes, de base y de renombre, han tomado otros rumbos. En estas últimas semanas, el partido es apenas un club privado” (El País, 13-VII-2024), lo que da credibilidad a la sentencia que pronunció Aurelio Nuño Mayer, ex Secretario de Educación Pública: “Alito será el sepulturero de uno de los partidos más importantes de México. (…) Perdió la brújula”. (Milenio, 12-VII-024).

Por lo que ve al PAN, basta con presenciar la discusión entre su dirigente Marko Cortés, el expresidente Felipe Calderón y Javier Lozano (sapo de pus) quien lo insultó con palabras soeces, como “cobardía” por no defender a Genaro García Luna, “por eso estamos tan jodidos”, precisando que era pésimo dirigente. Entonces contestó Markitito, diciéndole que hablaba así enojado porque no se le concedió una curul. En redes sociales, Calderón reprochó a Cortés por no haber inscrito para legislador a un destacado panista, y en cambio él si se auto incluyó a pesar de ser uno de los peores oradores, y como “presidente del PAN, el que más daño le ha hecho en la historia a ese partido…” Cortés, enojoso le dijo que él -Calderón- dejó sola a la aspirante Josefina Vázquez Mota, y luego le pidió explicaciones sobre Genaro García Luna, causa según él de la caída electoral,  husmeándole al expresidente, ¿o no te enterabas de lo que sucedía en tu gobierno?” (El Financiero, 2-VII_024). En una misiva, 13 exgobernadores y militantes del PAN, entre los que destacan Francisco Ramírez Acuña, Francisco Barrio Terrazas, Fernando Canales Clariond y Juan Carlos Romero Hicks, enviaron una carta contundente a Marko Cortés, planteándole “renovarse o bien, irse”.

En cuanto a los demás partidos, con dueños de su padrón limitado y acaparadores de jugosas prerrogativas, no tienen otro sendero que seguir siendo “pedacera”, así se ofrezcan como tercera vía (MC) fallida, opciones de izquierda ilusa (PT) o no ser -cual lo expresó el periodista Julio Hernández: ni partido, ni de verdes; ni mexicanos, ni ecologistas, es decir “el partido de las cuatro mentiras”. Eso sí, jugosa maquinaria para el niño verde y sus contlapaches. 

Por ello concluimos: So pena de palidecer aún más, los partidos políticos mexicanos, deben reestructurarse, empezando por transparentar los métodos de afiliación y adhesión, refrescar sus declaraciones de acción y de principios, fortalecer los procesos de democracia interna y trabajar en procesos de formación política. En pocas palabras, ganarse la confianza del pueblo, formar cuadros genuinos y renovarse integralmente a fondo, o en contrapartida, prepararse para extinguirse. De tal magnitud es el marasmo de la partidocracia azteca.

LA FRIALDAD DE LOS NÚMEROS

Juan M. Negrete

Hagamos entonces el ejercicio cuantitativo que arrojó la jornada electoral, que no tiene mucha complicación, si quedaron tan claras las partidas. El Instituto Nacional Electoral (INE) empezó el pasado miércoles el conteo de las actas distritales en los 300 consejos de todo el país y lo concluyó ya este fin de semana. Con el 99.7954 por ciento de las actas computadas, informa que la participación ciudadana fue del 61.0406 por ciento.

Para Claudia Sheinbaum, la candidata del partido en el poder y sus aliados, se sumaron 35 millones 849 mil 484 de votos válidos. La candidata del PRIAN, Xóchitl Gálvez, obtuvo la suma de 16 millones 463 mil 381 sufragios. Jorge Álvarez Máynez que encabezó la opción del partido MC alcanzó la suma de 6 millones 190 mil 942 votos. Puestos estos números en porcentajes arrojan las siguientes cifras: El 59.76% para Claudia Sheinbaum; el 27.44% para Xóchitl Gálvez y el 10. 32% para Jorge Álvarez Máynez. Y colorín, colorado, la danza en torno al apoyo para ocupar la silla presidencial se ha acabado.

Si le buscamos otras precisiones a estas sumas, vemos que Claudia superó a Xóchitl con 19. 3 millones de votos. Y a Máynez le aventajó con una cantidad cercana a los 30 millones. Nadie puede entonces presentar dudas o incertidumbres sobre para qué lado se cargó la balanza y cualquier disputa sobre la legitimidad o la invalidez de ejercer tal mandato, carecería de sentido. Claudia arrasó y más vale que nos pongamos a trabajar en lo propio y ya cada uno de nosotros. Para una próxima elección falta mucho todavía.

La semana completa ha estado llena de programas, análisis y comentarios extendidos sobre el proceso. Como nos ocurre siempre, hubo declaraciones precipitadas de triunfo, hubo especulaciones sin freno y hasta ofensas y diatribas de algunos dizque analistas en contra de la gran masa de votantes, que somos todos. Ya es clásica esta disrupción y pérdida de juicio de nuestros comentócratas, cuando los resultados les son adversos a los candidatos que apoyan. Ya debían de ir ajustando mejor sus catalejos y aceptar ciertas dosis de realismo, para no perder el juicio de manera tan infantil, por decirlo de algún modo. Ya veremos lo que se siga de todo esto, pues apenas empieza.

Sólo para ilustrar con algunos ejemplos la forma del autoengaño con la que bordan y tejen muchos hombres de micrófono, mencionamos una de las muchas comparecencias mediáticas roladas y que son populares. El miércoles pasado invitó Ciro Gómez Leyva a su programa a Epigmenio Ibarra. Ambos disertaron y cambiaron puntos de vista, como lo hacen cada semana. Dijeron todo lo que les vino en gana. Pero a la hora de los números, Ciro pontificó, cual es su costumbre: “Entonces, ya quedaron dirimidas las partidas. Tenemos un 60 – 40”.

Habría que componerle la plana al bueno de Ciro. Si hubo tres propuestas, ¿Cómo suma a las dos perdedoras en una sola? ¿Cuál es el criterio en el que funda esta fusión, si casi al final de la campaña, el equipo de Xóchitl promovió por todas las vías la declinación del candidato del MC a favor de la señora de las gelatinas y éste se negó abiertamente a hacerlo? ¿Por qué entonces Ciro los funde de manera tan deportiva? En números cerrados tenemos tres partidas, no dos. Fijar los montos en sólo dos, revela un maniqueísmo desastroso, que no se sostiene. Así que su 60 – 40 se puede ir olímpicamente de paseo.

Pero el cuadro que pintó su invitado del jueves, Germán Martínez, resultó aún peor. Independiente de la justeza de los números que se manejaron ahí, pues todavía no conocíamos las cifras definitivas, el senador soltó una perorata disparatada, que no se sostiene con nada. Redujo el porcentaje de votación de Claudia a 30 millones nada más. Pero esto resultaría mera minucia. Lo que vino después es lo desbocado. “Ciertamente – afirmó – Morena se lleva el triunfo. Pero que no se les olvide que no votaron por ellos, no sólo los opositores que vimos en las boletas, sino que tampoco lo hicieron los otros cuarenta millones que no acudieron a las urnas. Así que los números reales arrojan 30 millones para los morenos y 70 para la oposición”.

¿Qué trató de mostrar con semejante galimatías? ¿Que tenemos una democracia tan defectuosa en la que una minoría se alza con el triunfo mientras que la gran mayoría es despojada de su triunfo? Sumando los votos de toda la oposición, los nulos y las abstenciones que no acudieron a las urnas por no querer o no poder hacerlo, ¿la mayoría es distinta a la que todos estamos asimilando ya como valedera? Por eso pierden, ya se ve. Con su pan que se lo coman.

Los aguaceros de junio

Por: Jaime Saray

Se están poniendo las nubes cargaditas de agua están.
Prepara tus mangas de hule si no te quieres mojar.
Ya mayo se fue y junio pronto vendrá.

Y como decía mi abuela, empezará el temporal el 24 de junio, el mero día de San Juan.
Prepara tus mangas si no te quieres mojar, se están cargando las nubes y pronto nos lloverá.