Buscar:
Al Arroyo El Salatillo

Por: Leonel Michel Velasco

Desde el viernes por la noche inicio una intermitente lluvia continuando todo el sábado, a la hora de la comida mi niña Victoria, nos mostró su cámara dentro de una bolsa plástica trasparente con doble cierre, diciéndome –mira pa, por si sigue lloviendo mañana que iremos al Saltillo–, su madre y yo solo nos volteamos a ver levantando el entrecejo como diciéndonos ps ya que y, luego pregunto –¿como son los parajes?– contestándole, es un asentamiento humano, donde viven distantes entre ellos, generalmente son espacios dedicado al esparcimiento, aunque ya parece una colonia de “grullenses”, “ejutlences” y uno que otro “tuleño”; resulta muy atractivo para los que vivimos en El Grullo, situados a 800 m. sobre el nivel del mar, con un clima caluroso medio húmedo, al subir 800 metros más, ya en Los Parajes, de inmediato se percibe el fresco cambio del clima, y esto, a menos de 13 minutos en auto; continuaron las preguntas –¿y ya conoces El Salatillo?–  si, aunque tengo tiempo que no lo visito, de antaño este arroyo era muy concurrido por familias, debido a su fácil acceso y el poco peligro que representa en el caso de una creciente, uno puede fácilmente apartarse del caudal y abandonar tranquilamente el lugar; en una ocasión situado a pocos metros vereda arriba, me toco escuchar su rugir, y observar sin riesgo el paulatino aumento del caudal con arrastre de tierra, piedras, troncos, varios animales inertes flotando, y otros luchando por su vida. –¡Ooo pobrecitos,!– Exclamo Victoria y agrego, – serían buenas fotos. Mira le dije este arroyo tiene dos bajitas cuatas cascadas, muy similares, seguidas una de la otra, lucen hermosas, merecedoras de ser admiradas en un calendario; con mirada desafiante me volteo a ver y me mostró su cámara. Bueno con este aguanoso temporal, no nos queda mas que prepararnos para mañana domingo, esperemos mejore un poco el clima; seguidamente Victoria, se fue a su cuarto para informar e invitar a sus amigis, como ella les dice; mmm dado el clima y la pandemia dudo que alguien nos acompañe. 

Con entusiasmo compartido decidimos irnos en el viejo chrysler  por su amplia cajuela; rumbo al arroyo El Salatillo, con esparcidos chipis chipis de silenciosa y leve lluvia, que en momentos se combinaba con gruesa neblina; llegamos bien ajuareados con paraguas, impermeables y unas carnitas en salsa al tiempo, al estilo Grullo pues, además de unos saludables tacos dorados de requesón combinado con cebolla acitronada y chile morrón; nada para calentar, dado el tiempo y la dificultad de encender fogata o enrojecer el carbón. Al cruzar el puente del mismo nombre encontramos el arroyo caudaloso, rebosante, pero sin manera de llegar a las cascadas. No sé si las crecientes modificaron su morfología o su cambio fue con el deliberado propósito de alejar a los ociosos, contaminadores humanos. 

Al estacionarnos en una explanada, al parecer acondicionada ex profeso; antes de bajar las cosas, en lo que me quitaba el pantalón para quedarme en short, listo para el baño, extrañado me cuestioné el que fuéramos los únicos en el silencioso lugar. Me dirigí a la vereda que baja al arroyo, encontrándola con la vegetación arriba de mi cintura; pareciera virgen (no transitada); intrigado y el querer ver las cascadas avancé, pidiéndoles que me esperaran un poco, que exploraría el camino. 

En el trayecto me encontré con harta basura no degradable que fui recogiendo en una de tantas bolsas plásticas y de pronto, osamenta vacuna, así como si la hubieran sembrado por la angosta, encharcada y enzacatada vereda; ¡Ho..! Mmmm, me pregunté –¿será algún mensaje?– continue reflexionando osamenta vacuna, muy ahora que se han puesto de moda dada la “hostigante” pandemia, que nos enfrenta con la muerte y, unos pasos más, así, de golpe, un nauseabundo y asfixiante olor, al lado de la vereda un par de vacas en estado putrefacto. Me paralicé por segundos, tiempo suficiente para recibir más de diez piquetes de zancudos o algún otro bicho, queriendo defenderme tire la basura que había recogido e instintivamente contuve la respiración y di media vuelta apresurando el paso, con la fotografía mental de un hervidero de gusanos en festín, transformando la materia muerta de las reses.

Rápidamente retorné a la explanada del estacionamiento, de inmediato mi señora noto mi molestia preguntando –¿qué paso?– a lo que les respondí que nos iríamos a otro lugar, que el arroyo se había comido parte de la vereda y que no era posible el acceso, omitiendo lo demás. –¿Y las fotos? – preguntó Victoria. La tomé de la mano la conduje unos cuantos pasos por el camino de terracería que lleva a un rancho cerca del puente el salatillo; ya sobre el arroyo, aguas abajo miramos sus cascadas, desde un dificultoso punto de equilibrio, entre piedras que, para luego, Victoria disparó su cámara digital, capturando el espíritu de dos bajitas cascadas, una tras la otra. 

Sin poder disfrutar el momento ya que aún estaba conectado reflexionando la experiencia anterior ¡Ho..! Mmmm ¡Vaya! Qué lástima. Otra opción familiar natural que se cierra al deleite generacional; así como el contaminado Río Ayuquila. Bien recuerdo ver flotando en sus aguas blanquecinas siluetas de peses envenenados, que al ser comidos por otros animales, corrían la misma surte y, el reporte de afecciones cutáneas de todo tipo de los bañistas. Cuando en ves del puente, solo era un vado para cruzar  el río, rumbo al Ingenio M. O. y Autlán, un amigo escribió sobre una piedra que sobresalía en medio de sus agua “Aquí agoniza el rio ayuquila. Culpables: Autlán, El Grullo, Ingenio” Mmm tristes noticias que ya son historia; así como el recién envenenamiento  de  dos comunidades cercanas, 53 niños de 13 a 15 años de edad en El Mentidero y la población de Ahucapán, dado el uso de plaguicidas,  herbicidas que, en más de quince países han prohibidos su aplicación agrícola. Y no hay problema que sigan echando cuetes al canal de riego para pescar… así es cuando no importa el bien común, cuando sólo cuenta mi eco-suicida beneficio; continué divagando y se me vino la idea de escribir mensajes “concientizadores” sobre la osamenta vacuna, tales como: No olvides tu basura, favor de no dejar huella, ni marcar territorio. Estas maravillas naturales la esperan futuras generaciones. 

Todo picoteado, con comezones de esas que mientras más les rascas más perduran, ofuscado con malos recuerdos, frustrado, triste y con repugnancia visceral, abandonamos el lugar. 

Arroyo La Compuerta

El Plan B, resultó ser de buen agrado, llegar a la hermosa orilla de Ejutla. Dándonos la bienvenida con calles de piedra laja propias del lugar, giramos a la izquierda para dirigirnos al perenne arroyo La Compuerta, al que pensaba visitar en temporada de secas ya que es alimentado por un caudaloso nacimiento del cual la población obtiene su agua potable, el sobrante conforma el arroyo que, desde luego en temporal, aumenta considerablemente su caudal. Un lugar acondicionado con ciertas comodidades: estacionamiento, baños y vestidores comunales, lavado de manos, gradas para sentarse, rústicos asadores compartiendo diferentes olores; un lugar muy familiar. Uno de sus principales atractivos son sus peces, que se alimentan de materia muerta del cuerpo humano, excelentes depiladores y relajantes, mi niña no aguanto el consquilleo; en el Japón cuesta miles de dólares, dar de comer a los peces. Sin duda este arroyo hace honor a Ejutla, nombre españolizado (nacimiento de Alquizar, donde brota el agua) y, el arroyo atraviesa por la mitad al mágico poblado.

Muy contentos abandonamos el lugar donde tuvimos la surte de que mejorara el clima; un espacio cómodo y de convivencia familiar un ejemplo de lo que pudiera hacerse con otros balnearios naturales. Victoria, estrenando su cámara y nuevas amistades tomó muchas fotos.

Resultando el dicho aquel que dice: “un clavo saca otro clavo”. Dejando atrás el mal sabor de boca que me dejara el arroyo El Zalatillo, experiencia que me provocó la intención de luchar por conservar el goce y disfrute de los ríos, arroyos y manantiales que en nuestras comunidades son una tradición, por lo que se debe constituir por derecho humano, parte de nuestro patrimonio cultural; pugnar para que nuestros políticos reglamenten leyes, para hacer operativo institucionalmente este derecho y garantizarlo en todo el territorio nacional. Ojalá fuera una iniciativa  que de aquí surgiera reafirmando a El Grullo, como un Municipio ecológico,  pionero en: la separación de desechos, naturismo, cooperativismo y con una alegre vocación musical.

FISCALÍAS TRABADAS.

Por Pedro Vargas Avalos.

Desde hace unos años, se inició el proceso de cambiar el nombre de las Procuradurías de Justicia, tanto a nivel federal como estatal. La denominación que salió avante fue la de “Fiscalía General”, de tal suerte que, a nivel nacional se llama Fiscalía General, y de igual forma se le conoce en casi todas las Entidades Federativas.

En Jalisco, el mes de febrero de 2013, siendo gobernador Emilio González Márquez (el expedemista que, como neopanista, llegó a la gubernatura y en tal ejercicio nos mentó la madre a los jaliscienses), se emitió una nueva Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, la cual liquidó a la Procuraduría General de Justicia; en su lugar aprobó crear una Fiscalía General del Estado, jefaturada por un Fiscal General (art. 27).

En esa ocasión, a la nueva Dependencia, además de su medular objetivo de presidir el Ministerio Público y procurar la justicia (incluyendo salvaguardar los derechos humanos), se le agregaba la función de la Seguridad Pública. Sin embargo, a pesar de que su nombramiento se hacía por mayoría calificada del Congreso, continuaba supeditado al gobernador, quien lo podía remover libremente (art. 28). Era pues un organismo más poderoso que su antecesor, pero con mayor discordancia social por no tener autonomía respecto al Ejecutivo.

Por lo que ve al sistema federal, el año de 2014, se reformó la Constitución Política nacional para crear la Fiscalía General de la República (FGR), con la característica de ser autónoma del Poder Ejecutivo y con el fin de reemplazar la vetusta Procuraduría General de la República (PGR), cuyo desempeño era marcado por su falta de independencia, evidente corrupción y sus magros resultados. Pero se previno en la reforma que, el Fiscal General de la República inicial que fungiría al declararse la autonomía de la Fiscalía, sería el Procurador en ejercicio.

La autonomía de la FGR, el Congreso de la Unión declaró que entraba en vigor, de conformidad con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, luego que se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 20 de diciembre de 2018. Incontinenti sería el proceso para elegir el primer Fiscal General del país. Desahogado el trámite conforme el artículo 102 constitucional, el Senado designó para tan delicado puesto al Lic. Alejandro Gertz Manero, cuyo período de 9 años vence hasta 2027.

En aquella misma fecha (diciembre de 2018) se expidió por el actual primer mandatario federal, la nueva Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República, lo cual fue trascendental porque formula las bases para asegurar que, el fiscal general y los fiscales especializados que investigarán casos de derechos humanos, corrupción, delitos electorales y otros, serán independientes administrativa y políticamente del poder ejecutivo.

Sin embargo, lo anterior no fue replicado en los Estados de la nación. En Jalisco, si bien la ley suprema local (artículo 53 constitucional) dispone que, “La Fiscalía General del Estado es un Organismo Público Autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propios”, se expidió a instancias del entonces ejecutivo electo, Enrique Alfaro, una nueva Ley Orgánica del Poder Ejecutivo (decreto 27213, 4-dic-2018), que contiene la sola novedad de quitar la seguridad pública a la Fiscalía General estatal, pero dejando el anterior sistema de elección y remoción del Fiscal: el artículo 6° de dicha ley, señala que la Fiscalía es parte de la administración centralizada de la Entidad; complementariamente, el dispositivo 33 de dicho Ordenamiento, expresa: “El Fiscal es designado por el Gobernador del Estado y debe ser ratificado por el Congreso del Estado por el voto de cuando menos, las dos terceras partes de los diputados presentes en la sesión correspondiente. El Fiscal General puede ser removido libremente por el Gobernador del Estado”. En pocas palabras, ese poderoso servidor público, en los hechos sigue dependiendo del gobernador en turno, y hasta de sus inmediatos colaboradores. Con ello, los miembros de la comunidad continúan expuestos a ser víctima de injusticias, atentados o desmanes legaloides.

Y si lo anterior priva en Jalisco, con algunas modalidades en los restantes componentes del Pacto Federal, se hicieron adecuaciones normativas, con los extravíos que antes padecían las Procuradurías. Un caso elocuente lo es el del bastión panista Guanajuato, cuyo Fiscal (Carlos Zamarripa) es investigado por la FGR: este personaje ejerce el cargo desde hace varios lustros, y su Entidad está sumida en tristísima situación de violencia, impunidad e inseguridad jurídica. Algo parecido sucede en Morelos, por lo que en el Congreso de la Unión se busca el desafuero del Fiscal Uriel Carmona.

Un común denominador de la procuración de justicia, ya en el fuero federal como estatal, es la carencia de resultados. No se nota su lucha contra la delincuencia, tampoco se advierten mejorías en la seguridad jurídica; en cambio el burocratismo es imperante en sus procedimientos y es notorio el atraso en su equipamiento. La gente a diario se queja del tortuguismo, deficiente atención y lo peor, afirma que imperan las corruptelas y abusos.

En el ámbito federal por doquiera le llueven críticas al Fiscal General, (que ya es apodado ‘tortugertz’) pues en muchísimos casos, tanto de ilícitos de los llamados de “cuello blanco”, que se imputan a exfuncionarios públicos, como los que perpetran empresarios defraudadores y capos del narcotráfico, no se ven sus acciones contra ellos, o si acaso, por la lentitud con que se conducen, apenas se advierten. 

En resumidas cuentas, las fiscalías tanto federal como estatales, están sin cumplir sus objetivos de procuración de justicia, ni proceden ceñidos por los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos, que las normas supremas ordenan. Cuando la sociedad las evalúa, sustenta la idea de que en sus organigramas persisten o sobreviven, hábitos y personas que no deberían estar allí, porque representan a los viejos políticos cuya trayectoria popularmente es condenada por sus saqueos y arbitrariedades, registradas cuando se desempeñaron en cargos dentro de los gobiernos llamados neoliberales.

Y esas críticas, sumadas a la desinformación que suele acompañar a sus acciones, generan desconfianzas, mismas que se agravan en el fuero local porque sencillamente, las Fiscalías estatales siguen dependiendo de los gobernantes, y con ello arrastran los mismos defectos que se imputaban a las anacrónicas y ya desaparecidas procuradurías de justicia. Porque las supresiones de éstas, en la realidad solo fueron en el papel, puesto que todas las reformas al respecto, poseen el típico estilo gatopardiano, es decir, se cambia mucho para seguir iguales.

 En consecuencia, en muchos foros de abogados, y no digamos de otros profesionistas o de simples ciudadanos, se concluye que lo que hoy por hoy tenemos, en materia de procuración de justicia y ministerio público, son virtuales fiscalías trabadas, o cuando menos, aturdidas.

Tips de Vida Natural

Luis Manzo Andrade +

Tomado de su libro Gabinetes “Manzo”  

La calidad de vida se prolonga con tratamientos naturales, vapor y agua fría. El baño de vapor y agua fría es para la purificación de la sangre ( lavado de sangre) este sistema no es cosa nueva, nuestros antepasados indigenas usaban el sistema de darle vapor a sus enfermos, precediendo en una forma verdaderamente rudimentaria: “EL TORO O TEMASCAL, aún hay personas que son tratadas por este sistema.

El temazcal se asemeja a un horno de panadería solo que era de un tamaño suficiente para que cupieran varias personas, el vapor es producido por medio de calentar piedras volcánicas para luego por la parte superior dejar caer en chorro agua hervida preparada con herbajes medicinales al caer el agua sobre las piedras, que de antemano ya se habían calentado, se produce  el vapor bastante fuerte procurando temperatura muy alta, para matar los microbios internos del cuerpo humano, este sistema es de muy buenos resultados; con tres o cuatro bañadas desaparece la enfermedad, quedando la persona aliviada. 

Ahora a lo largo de los años se ha realizado el triunfo de nuestros antepasado por medio de más personajes pionero, buscando y comprobando los buenos resultados de curar y aliviar por medio del vapor y agua fría, siendo un exitoso complemento del naturismo, vida natural.

Baños de vapor

Es recomendable que la persona que le interese el tratamiento del vapor obre con toda calma y con voluntad placentera nada de urgencias y carreras, la persona que no esté dispuesta a ocupar el tiempo necesario sería mejor no hacerlo, sabemos bien que cuando la persona hace las cosas con urgencia, altera su sistema nervioso y, lo mismo sucede con nuestra sangre,, por lo que se recomienda que al tomar el baño de vapor se haga con el mejor place de alegría.

El gabinete para baño individual de vapor, es una maravilla, al darse el baño de vapor no se cuenta por tiempo, la persona dentro del gabinete es la que regulará el calor del vapor al gusto, que no le lastime el calor del vapor, permanecerá hasta que le sude la cara en esto, son minutos variado en la primer entrada al vapor se durará de loa diez a los 14 minutos para sudar, cuando la cara sude es señal que todo el cuerpo esta sudando en estos momentos el cuerpo está eliminando toda substancia malsana desintoxicando la sangre LAVADO DE SANGE, al sentir el sudor en la cara no permanecer sudando, en cuento se sienta el sudor inmediatamente salir del gabinete a darse la ablución de agua fría, sin mojarse la cabeza y si se moja hay que secarla aunque vuelva a entre al vapor, al ablucionarse la cabeza inclinarse para que la cabeza no derrame al agua sobre el cuerpo que se acaba de ablucionar.  

Segunda entrada al vapor, el tiempo para sudar va reduciéndose de cinco a seis minutos menos así sucesivamente se va reduciendo, en las abluciones se usará agua fría no helada en lugares extremosos se le quitará lo helado y a lo muy caliente se le enfriara, también se puede acostumbrar que la ablución de la cabeza sea ya en la última salida del vapor, pero que no derrame sobre el cuerpo inclinarse para ablucionar la cabeza, y sacarla.

Sabemos bien que el baño de vapor es para purificar la sangre actuando el calor del vapor en abrir los capilares, los poros de la piel, el calor interno del cuerpo provocado por el calor del vapor la sangre entra en calor expulsando toda substancia mal sana, desintoxicándose por medio de los capilares de la piel sudando, luego la ablución de agua fría sierra los capilares que al mismo tiempo toman agua formándose el choque térmico, LAVADO DE SANGRE. Es recomendable darse una ablución de agua fría Anes de comenzar con los baños de vapor, cuando la persona no piense en el baño de vapor si es de lo mejor  que al levantarse de la cama al baño a darse su ablución de agua fría, sin mojarse la cabeza y si se abluciona secársela, la cabeza no debe de permanecer mojada ni un momento.

La mejor hora del baño de vapor es al levantarse de dormir en lamañana es cuando estómago e intestinos están desocupados, lejos e todo alimento, en la practica se descubren muchas ventajas y conocimientos más cuando la persona dedica observación nítida descubre los buenos resultados la persona si puede enjabonarse, yo acostumbro cuantas veces entro al vapor abluciones la cabeza independientemente del cuerpo inclinándome para que no derrame el agua sobre el cuerpo, y secarla aunque vuelva al vapor, después de las dos entradas al vapor me abluciones y lueo una buena enjabonada estropajeada y viene otra ablucion para quitar el jabón luego otras dos entradas al vapor después de estas dos entradas al vapor queda la piel más que limpia siembre usando jabón de Colima ATAKA O JABON lirio, jabón que huela a colofonia a trementina, en esta forma queda todo el cuerpo con los capilares completamente desalojados de toda substancia al sana. 

Siempre se usará el jabón corriente, todo jabón cremoso y perfumado son jabones de mucho costo y co muchas propagada negocio en competencia y todo es solo para engañar al publico, todo jabón de esta clase deja la piel suave lista presumiendo de fragante y exquisita calidad el publico sin tomar en cuenta el daño que origina, estos jabones cubren los capilares es decir queda la piel con todo poro tapado con sus substancias, buenas o malas pero sin una verdadera suavidad provocando la caricia y mas con el perfume, pues un verdadero error el que a la piel se le evite el contacto del ambiente, la piel debe de estar continuamente al contacto del oxígeno el aire y el sol usar ropas ligeras blanca o decolores, con jabón de lavar quedan los capilares completamente despejados de toda grasa y substancias mal sanas, todo mundo sabe bien que usar ropa negra es otro de los héroes que se comete, la ropa negra no deja que los rayos solares penetren y den vida a la piel, la persona que viste de negro y usa jabones perfumados esta renunciando a su pro pía vida de salud.

La ablución yo en la práctica recomiendo de la siguiente forma ya con muchísima practica siempre siguiendo la circulación de la sangre, ya sea con manguera o con jícara, se comienza aplicar el agua frita sobre el pie derecho al frente sobre pierna y ante pierna hasta el cuadril luego en la misma forma el lado izquierdo hasta el cuadril, luego comenzar de arriba de la rodilla hasta el cuello en la misma en la misma forma el lado izquierdo, luego el centro comenzando de la parte genital hasta el cuelo levantar el brazo derecho y bañarlo igualmente el izquierdo, enseguida el hombro derecho hacia atrás y el izquierdo en la misma forma y el centro de la espalda,  luego inclinarse para ablucionar la cabeza y secarla bien la cabeza no debe de permanecer mojada.

PODER JUDICIAL EN TURNO.

Por Pedro Vargas Avalos.

Lugar común es decir que el pueblo padece hambre y sed de justicia. Los políticos, los funcionarios, los empresarios, los religiosos y en general toda la población, hacen suya esa verdad. La constante repetición de ese concepto, parece disco rayado.

En nuestro sistema republicano, con su referente de división de poderes, toca a la rama judicial impartir la justicia. No porque a los otros dos ramos (legislativo y ejecutivo) se les impida, en su ámbito de competencia, hacer actos justicieros, sino porque la clásica concepción sobre administración de la justicia así lo contempla. 

Los característicos órganos emblemáticos de los tres poderes públicos (judicial, legislativo y ejecutivo), son a nivel federal, la Suprema Corte de Justicia, las Cámaras de la Unión (diputados y senadores) y el presidente de la república. Todos y cada uno debe actuar ajustados a derecho, lo que implica realicen acciones justas: dictar sentencias ecuánimes, redactar leyes equitativas y ejecutar operaciones intachables.

El grave problema del servicio público en cualesquiera de los ramos predichos, es que sus integrantes relegan la noción de que deben desempeñarse no por disfrutar cargos, posiciones o privilegios, sino por principios y convicciones. Al respecto tenemos suficientes ejemplos tanto en magistrados, ministros, jueces y miembros de organismos autónomos, que prefieren salvaguardar sus canonjías a conducirse con legitimidad, que es muy diferente a conforme la ley. La legitimidad incluye lo justo y lo razonable a la par de la norma; en cambio lo legal, solo requiere apego a la legislación, aunque esta sea inicua.

Por ello es indispensable que quienes ocupen los cargos en la administración pública, sean personas ajenas a la hipocresía, que no sean falsarios ni venales, es decir, ciudadanos competentes, honestos, con mística de servicio y sólida conciencia cívica, que actúen con rectitud, aplicando el principio de que al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie.

Hoy por hoy se ha proclamado una cruzada contra la corrupción. Esta penetró hasta lo más recóndito del sector público, contagiando a veces al privado. La corrupción resulta incongruente en las áreas gubernamentales, pero cuando lo que se prostituye es la justicia, resulta degradante e inexcusable.

En consecuencia, el desafío por adecentar, modernizar y hacer genuina la administración de justicia mexicana, se tiene que vencer. Y el esfuerzo debe abarcar tanto el fuero federal como el estatal, porque en unos y otros, afirma el presidente del más encumbrado juzgado de la Nación: “quien diga que en los tribunales no hay corrupción, o no ha estado en un Tribunal o miente descaradamente”.

Pero ante lo tardo del actuar estatal, donde todo se soslaya ante la ansiedad por devengar jugosos salarios y disfrutar apetecibles privilegios, por lo pronto tocó el turno a la justicia federal, en virtud de lo cual comentaremos los avances que se registran en ese contorno, que ojalá sirvan de orientación para que los órganos judiciales en las Entidades Federativas, asuman su turno y los adopten o hasta mejoren.

 El presidente de la república manifestó el 10 de agosto: “Los ministros que vienen del antiguo régimen, están acostumbrados a servirle a los potentados, no al pueblo. Menos van a estar pensando como Morelos, que decía: ‘Que haya tribunales que protejan al débil de los abusos que comete el fuerte’. ¿Ustedes creen que ellos coinciden con eso? Nada más están al servicio del fuerte, no protegen, no ayudan a los débiles, a los pobres, a los que no tienen agarraderas”. Sobre este tema, es pertinente aclarar que el actual presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, ha tomado decisiones para encarrilar al máximo tribunal, superando recias oposiciones de sus mismos pares y de infinidad de subalternos.

El mismo ministro Zaldívar, calificado por el primer mandatario como gente honrada, seria y responsable, declaró (El Universal, 9-8-21) que “tres redes de corrupción operaban en el poder judicial”, siendo una conformada por despachos de abogados muy influyentes, otra armada por políticos poderosos y finalmente la generada por la venalidad, todo agravado por la enraizada cuanto nefasta tacha del nepotismo dentro de la estructura de la Corte. Para erradicar esos vicios, se demanda poder, talento y voluntad férrea.

La tarea es de romanos, o sea, muy difícil, pero no imposible. A la fecha se aplica la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, vigente desde el 7 de junio anterior. Este ordenamiento, se segura trae muchísimos adelantos para que el poder judicial sea renovado, moderno, fresco, con mayor sensibilidad social y humana, dispuesto a servir de mejor manera al pueblo de México. Dentro de ello, enfatiza el ministro Zaldívar, “La justicia federal debe ser una vía de conciliación y de pacificación social; coadyuvar a tener un mejor país como instrumento para el desarrollo económico y social pero también para emparejar la cancha a quienes nunca han tenido acceso a la justicia”.

De lo anterior se deduce que ahora sí actuarán los jueces y magistrados anteponiendo el interés público, el de la nación y desde luego, impartiendo una justicia con rostro humano que llegue a los más pobres y marginados. Para lograr este último objetivo, anunció que se fortalece como nunca la Defensoría de Oficio, con lo cual se evitará, “La justicia de las clases burguesas”, que, según la notable luchadora social Rosa de Luxemburgo, es una especie de malla que permite escapar a los tiburones voraces, y solo atrapa a las indefensas sardinas. Desde luego, que no solo basta tener buenos juristas defensores, sino que los jueces apliquen las líneas socráticas: escuchar educadamente, acordar con conocimiento de causa, valorar sensatamente y resolver con prontitud e imparcialidad. 

Otra meta del dirigente de la SCJN, es alcanzar la paridad de género, exponiendo que “ha sido y seguirá siendo una prioridad en mi administración y por ello se incluye en la reforma. Queremos más y mejores mujeres en más y mejores cargos.” Eso sí, agregamos nosotros, ni con varones ni con damas, debe contemplarse una vuelta al pasado, ni más corrupción, ni una cultura de nepotismo.

Ojalá que en Jalisco se retomaran las ideas de nuestros grandes jurisconsultos, tales como Mariano Otero, Ignacio L. Vallarta y Luis Manuel Rojas, para que muy pronto, el poder judicial y el foro jalisciense, volvieran a ser el faro de la justicia y la guía del derecho nacional, que en otros tiempos fue. Por todo lo anterior, es que consideramos que ya es tiempo de que el poder judicial del Estado, tome su turno y a la par de la justicia federal, honre nuestra historia y sirva verdaderamente a nuestro pueblo, lo cual solo puede ser si sus sentencias siempre se ajustan al precepto de que, “fuera de la ley nada y por arriba de ella, nadie”.