Buscar:
VIDEGARAY ACUSADO, PEÑA NIETO EN CAPILLA.

Por Pedro Vargas Avalos.

Se veía venir y parece que al fin ha llegado el momento esperado en la lucha anticorrupción y contra la impunidad. Las declaraciones de Emilio Lozoya que involucraron a Luis Videgaray Caso, el poderosísimo colaborador del expresidente Enrique Peña Nieto, crecieron con la declaración de  Emilio Zebadúa  González  y se confirman con lo que los abogados de Rosario Robles han manifestado. Consecuencia de ello es que también Enrique Peña Nieto pareciera estar a punto de ser imputado.

Ya Zebadúa había dicho que  Rosario Robles Berlanga  no informó «plenamente» al ex presidente Enrique Peña Nieto «de los alcances y riesgos» de contratar universidades para realizar servicios en la SEDESOL y SEDATU, esquema que fue utilizado para desviar millones del erario”, operación conocida como la “Estafa Maestra”. Por su parte, el abogado de Robles Berlanga, Sergio Arturo Ramírez comentó a varios medios de prensa el martes 24 de noviembre, que el exsecretario de hacienda peñanietista (Videgaray) virtualmente ordenó que se consignaran cuantiosos recursos públicos para respaldar al menos cuatro campañas electorales del Partido Revolucionario Institucional (PRI): la  presidencial de Enrique Peña Nieto (2012)donde también coadyuvó Odebrecht; luego la elección federal  de 2015, cuando se procuró ganar  la mayoría de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión; enseguida la campaña, derrochadora por cierto, de Alfredo del Mazo Maza en el Estado de México (2017), y por último, la del candidato priísta que para vergüenza de los tricolores realmente no era priísta, José Antonio Meade, en 2018.

Por la noche del día mencionado, la misma Rosario Robles, publicó en su cuenta de twitter  “que ha decidido acogerse a la figura de testigo colaborador que le fue ofrecido por la Fiscalía General de la República (FGR) en el caso de la “Estafa Maestra”. Asegura la exsecretaria, “Por el momento es lo único que puedo informar. Se han hecho declaraciones que no han sido acordadas conmigo. He instruido a mis abogados atenerse al procedimiento judicial. Lo que sí debo decir es que hablaré con la verdad”. Aquí surge la pregunta: ¿Entonces lo que había dicho por más de un año, negando su participación y conocimiento de ese enorme menoscabo de las finanzas  públicas, que fue? No queda otra opción que puras falsedades, con el fin de solapar a los que participaron en esa repudiable maniobra delictiva.

Según versiones,  la hija de Robles Berlanga (Mariana Moguel Robles) y el defensor de la exfuncionaria, la convencieron para buscar ser considerada como “testigo protegido”, pues con las acusaciones que se le han hecho y la de organización delictuosa que está por realizarse,  de plano se pasaría el resto de su existencia en la cárcel. A eso se agrega que sus compañeros de gabinete y el mismo Peña Nieto, no la han ayudado de ninguna forma, por lo que no subsiste compromiso alguno para solaparlos,  de allí que “se siente desilusionada de que la tratan de involucrar para zafar  a un sinnúmero de personas” de hechos de los que ella no es responsable. El miércoles 25 presentaron el escrito correspondiente en la FGR.

El ahora “profesor” en una Universidad estadounidense (Instituto Tecnológico de Massachusetts), Luis Videgaray, ripostó inmediatamente y expresó que “La corrupción no se combate con mentiras y fabricando pruebas”, porque según él, lo dicho por el jurista defensor de Robles Berlanga,  es  totalmente falso, y que si bien comprende la consternación de Robles Berlanga, “La desesperación no puede ser justificación para mentir e incriminar a inocentes. Ese no debe ser el camino para conseguir su libertad», escribió en Twitter. O sea, que el por muchos motivos mentiroso colaborador de Peña Nieto,  se autocalifica como un honrado, patriota y muy respetuoso servidor público. Bien reza un adagio que “alabanza en labio propio es vituperio”. 

Las baterías de la Fiscalía General de la República (FGR) están apuntadas  hacia el también ex canciller peñanietista. Pero  habiendo sido tan estrecho colaborador del exPresidente Peña Nieto, es de sentido común pensar que asuntos tan delicados eran conocidos por el jefe de todos, o sea el exmandatario, y que por lo tanto éste tiene evidente responsabilidad. La Unidad de Inteligencia Financiera tiene puestos sus esfuerzos para fincarle responsabilidades al excanciller peñanietista, lo cual no es poca cosa, sabiendo como se las gasta Santiago Nieto, quien sumará al expediente ya integrado por él cuando fue Fiscal Electoral, lo que a partir de lo testimoniado por Lozoya y ahora por Zebadúa, quienes lo señalan directamente como responsable de las malversaciones, resulte. Por lo tanto, Videgaray, el cuasi vicepresidente del sexenio pasado, está en el despeñadero.

La sabiduría popular sostiene que “Cuando veas las barbas de tu vecino rasurar, pon las tuyas a remojar”. Consiguientemente, estando virtualmente acusado Luis Videgaray  Caso,  queda en capilla Enrique Peña Nieto. Y conste que tal situación es únicamente por lo que concierne a la Estafa Maestra, porque en los demás casos que incluyen desde Odebrecht hasta el socavamiento deliberado de PEMEX, pasando por sucesos macabros como Ayotzinapa, no cabe la menor duda de que el predecesor de AMLO (Peña Nieto), está  sumergido en ese lodazal de los pies a la cabeza. En cualesquier caso, por más que aleguen inocencia, a los dos personajes abanderados de la corrupción el sexenio pasado, les es aplicable la frase que expresó Rosario Robles: “Habrá quienes nieguen los hechos, pero las pruebas hablarán.” Y ojalá que así sea, para bien de la República.

ANTICORRUPCION E IMPUNIDAD, A PRUEBA.

POR PEDRO VARGAS AVALOS.

Al sol no se le puede tapar con un dedo. Verdad como una catedral ha sido la existencia de la corrupción y la impunidad en nuestra nación. El presidente del país asegura que la principal causa de los males nacionales es la corrupción a la par de la impunidad; una certidumbre ciudadana es que a la fecha no se ha podido vencer a esos fenómenos, si acaso hacerles un poco más que cosquillas.

A nivel federal se asevera  que la lucha es sin cuartel, pero los hechos no avalan tal afirmación: los casos de Rosario Robles y Emilio Lozoya, no son suficientes para acreditar  el aserto: la primera se dice víctima de persecución política, sin probarlo; el segundo negoció el ventajoso nivel de testigo protegido, por lo que goza de cabal salud. De éste  se desprendió el asunto de Ancira, el de los Altos Hornos preso en España, por lo que resulta accesorio y además, está en veremos. 

Algunos refieren el puñado de exgobernadores  ladrones, unos presos y otros prófugos, pero esa materia, que a estas alturas ya parece un retintín, no es propio de este sexenio sino más bien un engendro de los predecesores de AMLO y la extinta Procuraduría General de la República (PGR). 

Un proceso que  apareció como muy importante, es el que se inició en Estados Unidos contra el exSecretario de Seguridad de Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, es decir Felipe Calderón,  mismo que ha perdido revuelo y nos tiene a la expectativa, reconociendo en todo caso que quienes han hecho la tarea al respecto, son nuestros vecinos distantes. Lo que de allí resulte, será de carambola, mera eventualidad.

Se habla de  que hubo un pacto de impunidad entre el actual primer mandatario y el anterior presidente.  Este en propia voz, a cada rato reitera que no es partidario de que se persiga a los antecesores de él. El pueblo por su parte exige, en su gran mayoría,  que se les enjuicie, considerando que de los mil y un males que padecemos, ellos son los responsables. Lo de sujetar a plebiscito el juzgarlos o no, parece más bien una jugada política o como dicen los litigantes, una excepción dilatoria.

A parte del presidente, en el fuero federal, el otro actor básico en la lucha contra la corrupción y la impunidad, es la Fiscalía General de la Republica, anteriormente conocida como Procuraduría General de la República (PGR) y la verdad, es que por su lentitud y bajo perfil de accionar, no ha convencido a casi nadie: la corrupción y la impunidad siguen corriendo parejos, sin visos de que se les abata, y ni siquiera se les detenga.

El sonado tema del General Salvador Cienfuegos Zepeda, exSecretario de la Defensa Nacional durante el período Enrique Peña Nieto, es para poner a prueba a la Cuatro T. Fue tan sorprendente la detención del divisionario en retiro, allá en Los Ángeles el pasado 15 de octubre, como su regreso a México el miércoles 18 del presente noviembre. Cuando se supo  que el citado General había sido detenido, acusado de varios cargos de narcotráfico y lavado de dinero,  la nota fue una especie de bomba, no solo para los ciudadanos mexicanos, sino para los políticos y especialmente para los miembros del ejército.

Es lógico suponer que si el milite aludido había cometido los delitos que se le atribuían, muchos otros oficiales de alta graduación saldrían manchados, pues esos ilícitos no se suelen cometer aisladamente. Y entonces se echó a caminar la máquina de la diplomacia, las relaciones, los intereses y porque no, hasta las componendas.

¿Cuándo se había presenciado que la potencia imperial, imputado un delito grave, se desistiera y “confiando” en la justicia de otro país, autorizara la entrega del presunto culpable a las autoridades del Estado reclamante? Y todo el procedimiento se realizó con relampagueante rapidez: en la mañana, la jueza que llevaba el asunto, recibió la petición del Departamento de Justicia yanqui vía su Fiscal General,  y al rato resolvió concediendo la solicitud en base a los altos intereses del gobierno norteamericano, así como a la buena relación de los dos países interesados,  Estados Unidos y México. Por la noche, el divisionario descansaba en su domicilio, tras 33 días de encarcelamiento. Todo un récord Guinness.  

La jueza también dijo que confiaba en la responsabilidad de las autoridades mexicanas. Los Congresistas estadounidenses declararon que “la justicia prevalezca”. La Fiscalía General de la República, para  lograr el acuerdo que firmó con sus homólogos gringos, afirmó que se aplicarán las leyes mexicanas. Y hasta el mismo divisionario ahora liberado, aceptó ponerse a disposición de dicha autoridad, pero eso sí, gozando de libertad.

El presidente insistió, no habrá impunidad y no se hizo ningún acuerdo indebido para lograr el retorno, libre de cargos,  del General  Cienfuegos. Marcelo Ebrard,  el Secretario de Relaciones Exteriores, se ha dado vuelo declarando que el multicitado militar regresaba libre y sin acusaciones. Del ejército que se dijo estaba inquieto, particularmente sus altos grados, aunque por su hermetismo poco se sabe, parece que  está sosiego, hasta satisfecho.

Con los datos aportados por las autoridades de Estados Unidos, se abrió una carpeta en la FGR; se supone se desahogará, que no habrá simulaciones o encubrimientos. Por ello, lo que resta es saber si la guerra contra la corrupción realmente se está librando,  o si la impunidad continúa imperando en el viejo Anáhuac, a pesar de lo que digan en contrario las más altas autoridades mexicanas. No cabe duda, la lucha contra la corrupción y la impunidad, está a prueba. A la Cuatro T corresponde resolver el entresijo.

MAÑANERA REVELADORA.

Por Pedro Vargas Avalos.

Las conferencias de prensa que sustenta el Precidente de la República, han sido actos que marcan mucho de lo que se ventila en el país, son casi la agenda a seguir nacionalmente.

No podemos ignorar ese fenómeno explicativo, ni tan siquiera dejar de admitir que es un enorme esfuerzo que el primer mandatario despliega día con día, imposible de imaginar lo hubiesen hecho los anteriores jerarcas de la Federación, pero ni tan siquiera los ejecutivos de los Estados o algún alcalde.

Según la encuestadora Mitofsky, de los mexicanos, un 77.8 por ciento ha visto esas ya tradicionales  sesiones públicas de AMLO. Y del cien por  ciento de conciudadanos interrogados, un 62.5 por ciento aprueba las “mañaneras”, mientras que 33 de cada centenar de encuestados no está a favor y tan solo 4.5 por ciento decidió no opinar.

Para Luis Antonio Espino, consultor en comunicación y columnista del diario The Washington Post,  esas mañaneras  obradoristas son “un fracaso comunicativo, pero un rotundo éxito propagandístico”. Y al respecto señala los factores que asegura, hacen muy popular tales sesiones: simplicidad, inmediatez, transparencia y autenticidad. Al respecto, el mismo gobernante riposta subrayando que no son actos propagandísticos, sino esfuerzos de información.

Pues bien, hay periodistas, empresarios, intelectuales y desde luego ciudadanos, que no dejan pasar día sin ver, o al menos enterarse, de lo sostenido en cada mañanera. Eso indica lo importante que resultan tales eventos presidenciales, tanto para sus partidarios como para sus impugnadores.

El pasado viernes trece, resultó muy interesante lo declarado en la parte final de la “mañanera”, pues se trató de temas jaliscienses. Una popular youtuber (Juncal Solano),  que es  tapatía,  le planteó que el gobernador Enrique Alfaro,  “desde el día 1 (de este mes) argumentó y difundió en Jalisco que la federación le quería arrebatar más del cuatro por ciento del presupuesto.” Luego agregó que  unos días después, al no lograrse  que el Presupuesto de Egresos de la Federación incluyera los recursos que Alfaro consideró merece el Estado, “intentó amedrentar a los legisladores morenistas del estado de Jalisco que votaron a favor, publicando sus fotografías y acusándolos como responsables de la disminución, así como de traidores a Jalisco por supuestamente obedecer” al centro y no a los jaliscienses.

Enseguida la joven periodista, le expresa al mandatario nacional: “Señor presidente, nuestro gobernador no escucha, por eso yo estoy aquí, para representar a aquellos jaliscienses a los cuales Alfaro no quiere escuchar…” y termina: “señor presidente, quisiera pedirle que no nos deje solos a los jaliscienses,… ¿Podemos contar con usted?”.

El primer magistrado del país, dio una respuesta contundente: “la federación va a seguir apoyando al pueblo de Jalisco. Voy a informar la semana próxima sobre cuántos recursos se están destinando en beneficio del pueblo de Jalisco para que no haya ninguna duda y qué se va a hacer el año próximo en Jalisco”. Y en vía de ejemplo, mencionó que este año se  invirtió en la línea tres del metro tapatío,  “alrededor de 10 mil millones de la federación. No inversión del gobierno del estado, de la federación.” Sobre el motivo de esos respaldos, fue claro al sostener que “A mí me eligieron todos los mexicanos, yo gané en Jalisco, o sea, la gente votó por mí en Jalisco, entonces, ¿cómo voy a darle la espalda al pueblo de Jalisco? En todos lados, en cualquier estado tengo la obligación de apoyar.”

Sobre el tema de los dineros y su reparto conforme al Pacto de Coordinación Fiscal, el Presidente asegura que se cumple puntualmente con lo que cada Entidad debe recibir, y que eso está en la ley, es constitucional, por lo que si no están de acuerdo, “lo que procede, en vez de culpar al presidente, es presentar una iniciativa para modificar la Ley de Coordinación Fiscal.” En cambio, en vez de tomar ese camino, han optado dichos gobernadores “aliancistas” nada más por “la denuncia, para confundir”  a la gente que no está bien informada.

Luego, tras desmentir que el gobierno federal suministre fondos a los youtubers a efecto de que critiquen al gobernador Alfaro, o de que colaboradores presidenciales (como Jesús Ramírez, jefe de Comunicación, o la encargada de tomar fotos y videos al mandatario nacional) tramen acciones contra el gobernante jalisciense “desde los sótanos del poder” según Alfaro, se ocupó de un tema  muy peculiar: declaró que el ingeniero Alfaro está muy de acuerdo con el “líder histórico “ de la Universidad de Guadalajara, el señor López Padilla.

Sobre esta institución, ya sabemos que uno de los sucesos más trascendentes en el mundo de la cultura es la FIL (Feria Internacional del Libro de Guadalajara) que organiza. Según dijo AMLO en esta mañanera que comentamos, las últimas ediciones de dicha feria, han sido criticas de su gobierno, siendo una prueba el hecho de que los invitados a ella, son puros censuradores de la Cuatro T, como los señores  Mario Vargas Llosa, Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze.

Ahora bien, resulta que hace poco se concedió en España, el premio Príncipe de Asturias, a la FIL; el discurso pronunciado con ese motivo, claro que corrió a cargo del hombre fuerte de la UdeG, Raúl Padilla, y éste advirtió que “Debemos de defender al libro del populismo”. Eso para el Presidente, es signo de decadencia de quien lo sostenga, universidades o intelectuales. Y para cerrar con broce áureo el tema, les manifestó a los asistentes de la mañanera: “Les dejo de tarea que hagan una investigación desde cuándo manda este señor en la Universidad de Guadalajara… y ya cuando tengan la investigación nos ayudan aquí para informar.”

Sobre lo anterior y en general sobre la mañanera reveladora que comentamos ¿Qué opina amigo lector? ¿Se anima en informar sobre lo que dejó de tarea el mandatario federal?. ¿Tiene o no le asiste la razón al Ingeniero Alfaro? ¿Son útiles o no, las mañaneras presidenciales?

Cómo cuidar a una persona con COVID-19 en casa

(SSJ) emite una serie de recomendaciones para el cuidado en casa de personas con la enfermedad.

El paciente con COVID-19 debe ubicarse en una habitación bien ventilada y de ser posible solo. Los miembros del hogar deben permanecer en una habitación diferente o, si esto no es posible, mantener una distancia de al menos un metro de la persona enferma. Una excepción a esto puede ser considerada en una madre que esté lactando. La madre debe usar cubrebocas y tener una higiene de manos cuidadosa y frecuente cuando esté con su bebé.

Otra de las recomendaciones importantes es limitar el número de cuidadores del paciente, idealmente se debe asignar a una persona con buena salud sin condiciones de riesgo y evitar visitas.

Igualmente se recomienda limitar el movimiento del paciente fuera del cuarto y minimizar el de espacios comunes como cocina o baño. Los espacios compartidos deben estar bien ventilados.

Los cubiertos y platos deben lavarse con agua y jabón o detergente después de su uso. Se deben limpiar y desinfectar una vez al día las superficies tocadas con frecuencia, como mesas de noche, cabecera de la cama y otros muebles del dormitorio.

Hay que limpiar y desinfectar las superficies del baño y el inodoro al menos una vez al día con cloro diluido. Se debe evitar agitar la ropa sucia del enfermo y procurar lavar la ropa de cama, toallas de baño y toallas de mano de la persona enferma, con detergente regular y agua, o con lavadora a 60 a 90°C.

Finalmente, se deben usar guantes desechables y ropa protectora por ejemplo, bata de tela o desechable cuando se limpien o manejen superficies o ropa sucia con líquidos corporales. La higiene de manos es esencial antes y después de quitarse los guantes.

La SSJ insiste en la necesidad de postergar los festejos y reuniones de todo 

NOTA: Con fecha 8/nov/20  En El Grullo, 184 casos y 10 defunciones 

Otras recomendaciones tomadas de Internet.

• Ayude a la persona enferma a seguir las instrucciones de cuidado y medicamentos de su médico.

En la mayoría de los casos, los síntomas duran pocos días y las personas se sienten mejor después de una semana.

• Pruebe si los medicamentos de venta sin receta médica ayudan a la persona a sentirse mejor.

• Procure que la persona enferma beba mucho líquido y descanse.

• Ayúdale con las compras de comestibles, a surtir sus medicamentos y acceder a otros artículos que puedan necesitar. Evalúe recurrir a un servicio de entrega a domicilio de los artículos siempre que sea posible.

• Cuide a sus mascotas y limite el contacto de la persona enferma con sus mascotas siempre que sea posible.

Esté atento a los signos de alarma

• Tenga a mano el número de teléfono del médico de la persona que cuida.

• Use la herramienta de autoverificación de los CDC, que puede ayudarle a decidir si es necesario pedir atención médica.

• Si el estado de la persona empeora, llame a su médico. Para emergencias médicas, llame al 911 y dígale al operador de despacho que la persona tiene o podría tener COVID-19.

Cuándo buscar servicios médicos de emergencia

Esté atento a los signos de advertencia de emergencia* del COVID-19. Si alguien presenta alguno de estos signos, busque atención de servicios médicos de emergencia de inmediato:

• Dificultad para respirar

• Dolor o presión persistente en el pecho

• Confusión

• Incapacidad de despertarse o permanecer despierto

• Coloración azulada en los labios o el rostro 

*Esta lista no incluye todos los síntomas posibles. Llame a su proveedor de servicios médicos por cualquier otro síntoma grave o que le preocupe.

Llame al 911 o llame antes a su centro de emergencias local: notifique al operador que necesita atención para alguien que tiene o podría tener COVID-19.