Buscar:
... Y sus baños de sol, pura vitamina D
honor a cartonistas

Leonel Michel Velasco

Manejando imágenes propias, en justicia a los moneros grullenses y de otras regiones. Todos colaboradores en el periodismo local: Carlos Ramos+, Tonathiu Moreno, Horacio Arriola (Hocio), Enrique Arriola, Leonel Michel, Candelario Flores (cande el rotulista), Andrés Maldonado+, Salvador Negrete, Axel Ramos, Agustin Robles, Ignacio García, Oscar Aguila, Marco, un amigo de GDL,  Ilhuitlahuia Michel Mayoral, Javier Sanchez y otros creadores de ideas como: Mariano M. Zamora, Arturo Zepeda entre otros… Se vale sumarse.

Manejar el chisme con Humor, Gracia, enseñanza y delicadeza y, sin censura y asertividad por derecho. Habilidades que muy pocos genios se les da. GRACIAS Moneros, sus contribuciones son rica lluvia cultural.

Pretendo ilustrar con nuestros cartonistas y cartones las participaciones que tengan a bien publicar desde esta plataforma muy local «El Grullo y sus municipios colindantes» agradeciendo de antemano la deferencia y bienvenidos, un baño de bendiciones.

¿Quién se suma?, ¿Falto algúien?, Participarías en una Libre Ex posición de MONEROS ?

FILTRACIONES DEMOLEDORAS.

POR PEDRO VARGAS AVALOS

.

Por más que quisiera quien esté atento a los sucesos nacionales, no puede sustraerse a lo que aconteció la semana pasada: la filtración de dos documentos en relación al caso Lozoya y el combate a la corrupción, lo que involucra plenamente a la política mexicana.

Ni el COVID-19, ni la situación económica crítica que azota al mundo o las elecciones estadounidenses que para el orbe tanto significan, bueno ni la final de la CHAMPIONS de futbol europeo que emociona a millones,  pudieron distraernos de conocer esos documentos: uno consistente en un video de poco más de cuatro minutos, y otro de 63 páginas que es nada más ni nada menos, que el esperado texto de la denuncia que presentó el 11 de agosto  reciente, Emilio Lozoya a la Fiscalía General de la República (FGR), con el fin de proporcionar datos que le acrediten para recibir el trato de testigo colaborador que ya se le otorga, papel que de resultar eficaz,  casi lo exentará de sanciones punitivas. 

En el video filtrado por nadie sabe quién,  pero del cual muchos aparecen como sospechosos, comenzando con los adversarios del PAN, siguiendo con los de los gobernadores involucrados y continuando con los amigos del mismo Lozoya, se exhibió en toda su descarnada y nauseabunda imagen a los deshonestos. Por ello algunos aseguraron que como encuadran dentro de las acciones que auspicia el presidente del país para abatir la corrupción, quizá allí radica la clave de cómo aparecieron: pero la FGR se deslindó rápido de que ella haya sido la filtradora y AMLO asentó el día 20, en la mañanera, que había de indagarse. Lo cierto pues, es que el video representa un botón de muestra de lo podrido del sistema político mexicano; porque si de él se acredita lo que ciertos legisladores federales suelen hacer, para obtener dinero, similares maniobras se llevan a cabo en los Estados y municipios, para lograr fines que lejos de beneficiar al pueblo y sus instituciones, solo engordan las cuentas y bolsillos de los políticos implicados. Y Jalisco, desde hace sexenios  no está excluido de tales desenfrenos.

El 19 del presente mes, el impacto causado por el video, pasó a segundo término ante la filtración de la denuncia de Lozoya. Fue su efecto como el de una bomba nuclear, pavoroso y aniquilador. Claro que resta probar lo allí referido, pero sostenido por quien subsistió en las entrañas del monstruo, mucho de lo denunciado debe ser cierto.

De la lectura, larga y a veces pesada, pero que se sostiene por la expectativa de qué nuevos delitos y personajes van a ir apareciendo, no menos de dieciséis políticos finalmente se inmiscuyen. Y son de primerísima línea, desde expresidentes, como Salinas, Calderón y Peña Nieto, o poderosos funcionarios al estilo de Videgaray, Meade y el mismo Lozoya.

La parte inicial de la denuncia narra detalladamente como se enlazaron el dueño de la compañía brasileña Odebrecht, con el candidato y luego presidente Enrique Peña Nieto, siendo luego sustituido en la relación por Luis Videgaray y Lozoya. Todos dedicados a tramar la manera de a final de cuentas, corrompidamente ganar dinero a costillas de PEMEX y la nación.

Asombra que en esas mezquinas maniobras, varios millones de dólares se hayan destinado para cubrir gastos durante la campaña electoral de Peña Nieto y particularmente pagarle a sus consultores extranjeros (uno cobró 380,000.00 euros ¡!), como si la campaña fuera para llegar a Secretario de la ONU. ¿Y de todo esto ni por asomo se dio cuenta el IFE, actualmente INE? Y eso que sus consejeros y altos funcionarios, son tan quisquillosos cuando de dinero se trata, sobre todo si  es cuestión de defender sus estratosféricos salarios y ostentosos gastos complementarios.

A cada paso Lozoya reitera: el que me daba las instrucciones directas era Videgaray, quien le reportaba a Peña Nieto. Por cierto, que el denunciante aclara que apenas si conocía a los dos superiores que tenía, o sea el futuro Presidente del país y su flamante brazo derecho, Videgaray. Todo eso fue en 2012 y luego describe lo sucedido en 2013: se le instruyó para entregar cantidades a la oposición, a efecto de que se aprobaran reformas estructurales. Esas cantidades también las proporcionó Odebrecht, siendo los recipiendarios senadores y diputados, sobre todo panistas, quienes enviaban a sus peones a contar y recoger sus bolsas transparentes (desde luego, tontos no son) para que supieran la denominación de los billetes y además en maletas. Según avanzaba la reforma energética, se entregaban  sumas cuantiosas a dichos dizque “legisladores”, que, de ser cierto lo que describe la denuncia, no son más que buitres.

Al respecto afirma Lozoya: “…la actitud de los panistas en obtener recursos era brutal.” (Página 15, de la denuncia) y luego agrega que Videgaray “llevaba un control puntual de los sobornos entregados”. Y el dinero que daba la empresa brasileña, era ahora para garantizar dominio e influencia en el gobierno.” (Pág. 18, denuncia). Pero también hubo priístas en el enjuague: el senador David Penchyna, recibió en 2014 seis millones de pesos. Este por cierto tiene apetito monetario desbocado, pues siendo director del INFONAVIT percibía la fabulosa cantidad de $745,000.00 pesos mensuales, en tanto que los trabajadores afiliados a ese instituto, reciben magras sumas para tener una casita, misma que pagan con crecidos intereses y largos períodos.

Y el asombro no para conforme leemos esa denuncia: Ricardo Anaya, el célebre candidato panista bautizado como “Ricky, Ricón” recibió la crecida cantidad de $6, 800,000.00 por el mes de agosto, luego de constantes presiones que ejerció sobre Lozoya.(Pág.20, Denuncia). Ente 2013 y 2014, señala Lozoya, se entregaron ochenta millones de pesos al enviado de los legisladores blanquiazules, habiéndolos recibido su enviado señor Rafael Caraveo Opengo, en ese entonces secretario técnico de la Comisión de Administración presidida por el panista José Luis Lavalle y cercano al exsenador Ernesto Cordero. Según Yolanda Valladares, ex dirigente panista en Campeche, Caraveo Opengo era prestanombres de José Luis Lavayen.

Sobre lo anterior, los señalados como recipiendarios de las bolsas de dinero en este sombrío relato de la corrupción, aunque nerviosos, han reaccionado airados y amenazantes, niegan todo y anuncian demandas y denuncias contra Lozoya. Preguntado sobre  esto, expresó el senador Germán Martínez, al periodista Julio Astillero: “yo no le creo todo a Lozoya, pero tampoco les creo a los que señalados en la denuncia, replican que son inocentes.” Y en eso estamos de acuerdo.

La denuncia es tan extensa e interesante, que amerita otro artículo.  Por hoy, tomemos aire y luego, si otra cosa no lo impide, completaremos nuestro vistazo sobre tan singular delación.

Nuestra actualidad Virulenta

Leonel Michel Velasco

La evolución humana es un esfuerzo continuo del hombre para adaptarse a la naturaleza, que evoluciona a su vez. Para ello necesita conocer la realidad ambiente y prever el sentido de las propias adaptaciones.

JOSÉ INGENIEROS 

…Y no nos queda de otra, que prever el sentido de nuestras adaptaciones ante el natural o creado COVID 19; éste virus de transmisión entre humanos, llego para quedarse, más nos valdría irnos adaptando. 

El agua al cuello

Siendo ésta una guerra perdida; para quienes no lo creían ya es una realidad en nuestras regiones; el tener conocidos o familiares infectados por el virus, por lo que, me he hecho los siguientes cuestionamientos: ¿He previsto los medicamentos indicados para el combate de la epidemia?, ¿Mi sistema inmune es fuerte o débil?, ¿De acuerdo a mi edad y salud, qué tan vulnerable soy?, ¿No seré asintomático?, ¿Creo en las vacunas y las pruebas?, ¿Creo en la medicina casera?,  ¿Asisto o me abstengo de cualquier tipo de reunión (fiestas, conciertos, reuniones sociales, deportivas, culturales o religiosas (aún reunidos en nombre del Señor)?, ¿Utilizo las medidas preventivas recomendadas? (aseo de manos, cubre bocas, distancia social, mantenerse alcalino, no tocarse la cara y uso del gel), y me pregunto ¿no abra algún olor que repudie el virus, como el que repudia el mosquito hembra portadora de virus?, ¿La higiene es necesaria, si sí entonces los indigentes son los más expuestos, o sus defensas son altas o es el distanciamiento social por repudio, el que los defiende?, ¿En caso de afección me internaría en algún hospital o me quedarías en casa? Y finalmente ¿Qué tan dispuesto estoy para adaptarme a esta nueva realidad del COVID 19?. Ya que a la fecha, no se ha logrado desarrollar una vacuna eficiente para el virus del sida, ¿Cuándo tendremos en nuestro medio la del COVID 19?.

Aguas el dengue esta en casa

Zancuda virulenta en casa

¿Que será más conveniente quedarse en casa, al acecho de la zancuda (mosquito hembra infectada) (mosquito Aedes aegypti) portadores del dengue, entre otras infecciones víricas como: el chikungunya, la fiebre amarilla, la infección por el virus de Zikao y el dengue hemorrágico; donde también hay portadores asintomáticos y suele ser mortal, o. Salir a torear al COVID 19 y, como ancestral guerrero, salir de casería para proveer el pan nuestro de cada día?…

Si te quedas en casa, ármate de tu raqueta electrocutante, ingiere citronela ayuda a relajar los músculos del estómago, alivia los espasmos y contribuye a frenar la infección bacteriana y, como aceite por su olor aleja a los mosquitos siendo un insecticida natural, previene las picaduras y las desinfecta. 

Del COVID 19 aún ignoramos mucho y siendo el humano el que lo trasmite, resulta de mayor cuidado, de morir infectado sin rituales presenciales ni acompañamiento, la cremación es segura, no hay raquetas electrocutantes. 

No pudimos con los enormes menos con los invisibles, que continúan evolucionando, natural o artificialmente. Adaptarse a la naturaleza tiene menos consecuencias que alterarla, ello es suicida respetémosla. Y por favor dejen de contaminar nuestro aire con sus quemazones de caña, es posible y lo saben. No alteremos a la naturaleza; sí desaparecieron los dinosaurios que dominaban la tierra. Y quizás solo para darnos paso a los humanos… a Dios Gracias.

Sistemas de Salud en Crisis

Pedro Vargas Avalos

La salud es la suprema ley del pueblo, afirmó el benefactor de Guadalajara Fr. Antonio Alcalde. Y a los dichos aparejó los hechos, fortaleciendo los hospitales y ayudando a los enfermos hasta el extremo. La lección tal parece que los políticos no la aprendieron. Ni muchos médicos.

Leemos en un periódico tapatío lo siguiente: “Por la saturación en sector público, alza en consultorios privados”. Interrogada una persona sobre porqué siendo derechohabiente del Seguro Social, acudió al servicio particular, respondió: “El servicio del IMSS siempre está saturado…” y como tiene que trabajar, pues recurre al médico privado. Y con la pandemia del Corona virus, agrega dicha persona, “en el Seguro Social ya no me quisieron atender, me dijeron que por esto del COVID-19 ni los análisis que me iban a hacer…me dijeron que no se podían arriesgar.”(El Informador, 13 agosto 2020.)

Casos como el anterior se suceden a cada instante. Me consta de una joven que habiendo

contraído el coronavirus, en el Seguro le dijeron que ni para que gastar en la prueba, pues era evidente que lo padecía; le extendieron una incapacidad, pero en el centro de trabajo que es de servicios médicos, le advirtieron que debería firmar una carta declarando que el padecimiento no lo había contraído allí. ¡Vaya de sentido humanitario! Con razón muchos de esos dizque seguidores de Hipócrates, confundieron su juramento y lo hicieron de hipócritas.

Pero el asunto no para solo en el IMSS, sino que abarca a todos los sistemas de salud, incluyendo al ISSTE y al Estado. Como ejemplo muy elocuente tenemos el caso del Instituto de Pensiones del Estado, donde tal parece que hasta dan gracias a Esculapio por haber mandado la pandemia, pues con ese motivo cancelaron casi todas las operaciones. Si se pregunta a una enfermera-secretaria de alguna clínica de tal sistema estatal, con lacónicas palabras solo contestan: ¡Están canceladas!.

Y si no se queda uno contento con la respuesta, y les dice que entonces se podría morir un

paciente por no intervenirlo quirúrgicamente, enmiendan lo expresado y dicen: “Bueno, si se trata de cáncer, síncope cardiaco, o algo parecido, si se atiende.” La conclusión es que no debemos enfermar ligeramente, sino de gravísimos males que pongan en peligro la existencia, porque entonces sí hay la esperanza de que se brinde atención adecuada.

Ahora bien, eso es en cuanto a padecimientos, otra historia es el surtir las recetas. Como es constante que la farmacia de IPEJAL carece de medicamentos, -igual que en el IMSS o ISSTE- hay que estar alertas para cuando los surten, porque se terminan en dos por tres. Y si se va con el doctor de urgencias, porque no es horario del médico familiar (horario que se estrecha para surtir lo prescrito) luego se excusa, ya que él solo expide recetas de lo urgente y no de lo de control (creo que así llaman cuando solo se acude por medicinas periódicamente). Claro que cada unidad médica tiene funcionarios para resolver la problemática de la clínica, sin embargo suelen como buenos burócratas no estar prestos para atender pacientes quejosos, y si lo hacen tienen a la mano muchas evasivas para no acceder a lo que se les pide. Puede optarse por acudir con los superiores, pero entonces la cuestión es más dificultosa, pues el mero director casi resulta imposible verlo y sus segundos, seguido están en juntas, llegan tarde y se abruman con el cúmulo de asuntos que deben despachar, por lo que si el paciente carece del aguante de Job, no será posible que se le reciba, aunque sea para escuchar su queja, lo cual en caso de que se haga el milagro, nada garantiza que se le resuelva su solicitud.

Recordamos que a principios de este año, el gobernador dio su palabra que a partir de unos días más, no volverían a faltar los medicamentos. Pero los señores del IPEJAL no tienen modo de cumplir ese ofrecimiento, o de plano no quieren hacerlo, sin importarles que el “gober” quede mal, y mucho menos que los derechohabientes sufran más de la cuenta.

Y por hoy mejor ya no hablemos de los pensionados y la desatención que reciben, lo pésimo de la ley que rige a la institución, las exageradas pensiones VIPs que son impúdicas y exhiben al sistema y a quienes maquinaron para lograrlas, y etc,.etc.

¿Y el derecho constitucional a la salud? ¿Y la promesa presidencial de que tendríamos los

mexicanos servicios médicos como los europeos? ¿Y que en tratándose de medicinas, quedarían en desuso los cuadros básicos para recetar las mejores? Hasta la fecha, los sistemas de salud en crisis y las acciones para resolverla, son pura ilusión.

Por lo anterior, en tratándose de atención en los servicios de salud, tanto en Jalisco como en México, vale la pena recordar los versos del ilustre Calderón de la Barca: “Qué es la vida?/ Una ilusión/…/y el mayor bien es pequeño;/que toda la vida es sueño,/ y los sueños, sueños son.”