Carta al Director

Gilberto Uribe Gaytan  

El mejor momento, para reactivar mí aspiración de articulista es el 23° aniversario en la publicación de este periódico, el cual cuidas como si fuera uno más de tus hijos.

Este año es especialmente significativo por este importante ejercicio de resistencia, pues mantener en circulación este medio de comunicación, conlleva en sí un enorme esfuerzo físico y mental, una actividad a la vez extenuante, pero placentera; el trabajo pareciera cosa de juego comparándolo con las múltiples satisfacciones que esta actividad generosamente brinda, más sin embargo hay que superar los grandes requerimientos financieros y de tiempo requeridos, en cambio cuentas con una enorme fortaleza: Un equipo bien asentado de articulistas y colaboradores, que en forma honorifica y eficaz contribuyen a la cristalización de este importante logro, para nuestro pueblo.

FELICIDADES a todos por la trascendencia de su labor al lograr un registro histórico de los hechos muchas veces cotidianos, abonando así a que las  futuras generaciones tengan al alcance de su mano, su pasado, que sepan de donde vienen, quienes son, para que puedan proyectar su futuro.

Este año es de excepción para ambos, doblemente para ti, fanfarrias por tu periódico y la celebración por parte de ambos de 50 años de amistad, misma que ha permanecido inquebrantable y cercana a pesar de la distancia, nos hemos brindado siempre que nos es posible la oportunidad de perder el tiempo juntos, lo cual es infinitamente mejor que perdernos con el tiempo.

Recuerdo, las primeras señales de tu gen periodistico cuando siendo unos chavales, en nuestros tiempos de primaria ibas armado con tu cámara y la disparabas a la menor provocación, grabaste momentos importantes de nuestras vidas y de nuestros  amigos mutuos. Pasaron los años y se fue expresando cada vez más tu vocación de comunicador, la cual quedo plasmada en aquel periódico de tan gratos recuerdos «ECOS ESTUDIANTILES» que publicaste en nuestra experiencia juvenil de la Escuela Secundaria » INSTITUTO FORJA» el monto de su venta se destinaba para la cancha de basquetbol, se imprimía en el mimeógrafo de la Secundaria, recuerdo un tiraje de 200 ejemplares, que se distribuían a la población en general en los años de 1971-1972 lo que en los hechos viene a ser el primer periódico en la historia de nuestro pueblo y tal vez de la región.

En etapas juveniles allá por los años de 1978 y 1979 como los tres mosqueteros: Tú, mi primo y amigo Antonio Zepeda Gaytán y un servidor dimos respiración artificial al entonces medio de difusión de la SOCIEDAD DE ESTUDIANTES GRULLENSES  (SEG) y llevaba por nombre “El GLOBO» que era una especie de segundo nombre o alias de nuestro pueblo, su primer esfuerzo de difusión fue encabezado a mediados de los años setentas, por nuestro hoy laureado y reconocido periodista: Manuel Negrete Naranjo.

Tenemos el mejor pretexto para reunirnos y echarnos un cruzado mas de mezcal, que añejado como nosotros, será de efectos espiritistas de pronóstico reservado.

Para eludir la monotonía de  halagos bien merecidos, voy a enriquecer tu periódico con una crítica objetiva y oportuna pues el excesivo catolicismo no le hace bien a tu medio de comunicación y no por la línea editorial, sino porque sale cada que Dios quiere.

  FELICIDADES Y…. ENHORABUENA. 

La Casa Común

Mientras más vacío está el corazón de la persona, más necesita objetos para comprar, poseer y consumir.

Laudato Si.  Papa Francisco.

 

Carlos Palomera García

Sabiendo que a mi me gustan los temas del medio ambiente, el Editor Director de este medio de difusión, al ver mi indecisión sobre qué tema compartir,  simplemente comentó “de eso hay tanto qué escribir que no deberías tener problemas…”  Pues con ese acicate, quiero reflexionar sobre la dimensión que el Papa Francisco le ha dado a la protección de la “casa común”, y para lo cual nuevamente él, el pasado 5 de junio, nos recordaba no olvidar nunca que el medio ambiente es un bien colectivo, y que su protección es responsabilidad de todos.  Este Pontífice ha sido el que más abiertamente ha hablado de la importancia del ambiente, y el papel que tenemos TODOS, de manera general, y los gobiernos y las grandes industrias, en particular, en la tarea de hacer algo para cuidarlo.   Este llamamiento cobra nuevas dimensiones si se recuerda que hace unas semanas el presidente de los EUA anunció el retiro de su gobierno del acuerdo de París, en donde se están tomando acciones en conjunto para “combatir” el cambio climático. Estados Unidos es el segundo emisor mundial de gases de invernadero, y pues su retiro ha causado mucha sorpresa,  y de lo cual se ha hablado y escrito en muchos ámbitos.

Pues bien, regresando al Papa Francisco y su preocupación por el cuidado del ambiente, en junio de 2015 se publicó la Encíclica Laudato si, también conocida como Encíclica verde . Una encíclica es una carta que el Papa dirige a los obispos y fieles católicos sobre cuestiones de fe y/o de costumbres.  En este caso, en dicho documento en pocas palabras dice que la única actitud que es moralmente defendible ante los ojos de Dios, era la de cuidar nuestra casa común.  Para la escritura de la encíclica, el Papa se apoyó de datos que la ciencia ha aportado sobre los impactos que estamos haciendo al ambiente.  Lo interesantísimo del documento, y lo que llamó tanto la atención, fue que, por primera vez, sin tanto tapujo, la iglesia católica le daba un espaldarazo al conocimiento científico sobre un tema muy relevante, el problema ambiental.  Además, se reconoce que este problema o crisis ecológica no está separada de la crisis social: “el ambiente humano y el ambiente natural se degradan juntos, y o podremos afrontar adecuadamente la degradación ambiental si no prestamos atención a causas que tienen que ver con la degradación humana y social”.  Es decir, el Papa afirma de muchas formas y de manera tan audaz no conocida de pontífices anteriores, que el problema ambiental y la crisis ecológica es una señal de la crisis ética, cultural y de valores que se vive actualmente. Que esta crisis es resultado del estilo de vida promovido por las grandes empresas que nos empujan a consumir desmedidamente, y que también es favorecido por las políticas actuales que promueven la privatización de bienes comunes.  En nuestro país estamos viviendo como esto último está sucediendo tan tranquilamente que solo unos pocos han alzado la voz.  Bienes comunes como el agua, los bosques, las playas, los recursos naturales, están siendo cedidos a manos privadas nacionales y extranjeras, y con ello, nuestro acceso está limitándose cada vez más.

Es decir, esta encíclica es un llamado de atención para que cambiemos muchos de los valores que permean nuestras vidas; de la necesidad de cambiar hábitos (consumir menos para tirar menos, por ejemplo;  contaminar menos para tener una mejor salud)… hacer cosas pequeñas con pensamiento grande.  ES muy fácil escribirlo, pero creo que si multiplicáramos las pequeñas acciones éstas se convertirían en acciones gigantes.

En mi reflexión pasada hablaba de la sustentabilidad.  En Laudato Si, capítulo IV,  el Papa Francisco lo resume de la siguiente manera “¿qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan? Lo que está en juego es nuestra propia dignidad. Somos nosotros los primeros interesados en dejar un planeta habitable para la humanidad que nos sucederá.”   Y Yo me pregunto, ¿estamos realmente interesados en esto?

OCHO DE JULIO, FECHA SIGNIFICATIVA  DE JALISCO.

 

POR PEDRO VARGAS AVALOS.

Las poblaciones guardan en sus calles la memoria de sus personajes y los hechos  relevantes de su historia. En la antigüedad las calles se conocían, sin que oficialmente se les pusiera un nombre, por lo más significativo que tuviera en su trayecto: la actual calle de Corona, en nuestra Perla de Occidente, se llamó del Palacio, porque allí se ubica el hermoso palacio de gobierno de Jalisco.

                De esa manera podríamos enumerar numerosos casos de las calles tapatías, como es el caso de Liceo, porque en esa rúa se ubicaba el centro de estudios así llamado en siglo XIX; y más antes se denominó “del Seminario”, porque ese edificio del Liceo anteriormente aposentaba al seminario de San José. Y de esa manera podríamos citar los casos de muchísimas calles de nuestra bella urbe.

                En todo Jalisco suelen haber calles en honor de próceres nacionales o estatales; tales son los casos de Hidalgo y de Pedro Moreno, por solo citar estos como ejemplo de dos insurgentes: uno conocido en toda la República y el segundo, admirado como un héroe de perfil estatal.

                Entre los jaliscienses, constantemente nos referimos a la fecha del “8 de julio”, por lo general para señalar el nombre de una calle. La avenida que así se denomina en Guadalajara, es la más conocida, la cual se ubica en el sector Juárez y nace en el eje poniente (calle de Morelos), luego de que deja de llamarse Mariano de la  Bárcena, nombre del ilustre sabio originario de Ameca que fuera también gobernador de Jalisco a la muerte del General Ramón Corona en 1889.

                La calle se conocía desde fines del siglo XIX como Fuerte San Cristóbal,  o sencillamente “San Cristóbal”, en razón  a que en el número 402, casi cruce con Leandro Valle, muchos años funcionó una tienda así llamada, misma que daba nombre a todo el barrio. Desde el siglo XVIII a esta arteria se le identificaba como “calle de Espaldas del Beaterio”, porque en un ala del templo de Nuestra Señora del Pilar funcionó un organismo dedicado a la enseñanza y a la beneficencia, atendido por monjas o beatas y protegido por Fr. Antonio Alcalde. Conseguida la independencia, como por allí penetraban carros tirados por mansos rumiantes, también le decían los vecinos, “vía de las carretas”. Ya en el siglo XX fue la calle 26 del sector Juárez.

                El magno suceso de la batalla de Orendain (municipio de Arenal), cruento combate que duró más de dos días entre huertistas y constitucionalistas, culminó con el triunfo total de estos el día 8 de julio de 1914; con ello se  selló la caída virtual del huertismo y el triunfo de la Revolución Mexicana en Jalisco. Por consiguiente era necesario perpetuar tan excepcional suceso, y para ello se decidió que una calle céntrica de la capital jalisciense, se llamara “8 de Julio”. El investigador de la Universidad de Guadalajara, Francisco Javier Moreno Rodríguez, afirma que la hoy “avenida 8 de julio” lleva ese nombre porque en ese día del año 1914 ingresaron por ahí a Guadalajara las tropas constitucionalistas.

                Es de hacer mención, que el mandatario huertista vencido, era el abogado y General D. José Ma. Mier, exgobernador de Nuevo León y amigo del Gral. Victoriano Huerta, quien lo había nombrado comandante militar y luego ejecutivo en sustitución del Lic. José López Portillo y Rojas. El aludido Gral. Mier, fue muerto el mismo 8 de julio en el lugar conocido como El Castillo, municipio de El Salto,  cuando viendo su causa perdida, intentaba realizar una retirada con los restos de sus milicias.

Por esa razón desde ese tiempo se cambió el nombre de la calle de San Cristóbal por la de “Avenida 8 de Julio”. La fecha fue motivo de festividades cívicas por muchas décadas, las cuales se iniciaron cuando los diputados constituyentes de Jalisco, habiendo ya redactado la Constitución Política de la Entidad,  quisieron solemnizar el acto de su aprobación, fijando para firmar dicha ley suprema estatal, el 8 de julio de 1917. El acto protocolario se llevó a cabo en el ahora exrecinto del Congreso, ubicado en la planta alta de Palacio de Gobierno.

En síntesis, podemos decir que la “avenida 8 de julio”, antigua  simboliza para los tapatíos o jaliscienses, el triunfo del movimiento armado de 1910 iniciado por Francisco I. Madero y tras el asesinato de éste, continuado por D. Venustiano Carranza, quien en su encomienda revolucionaria, fue respaldado por los jaliscienses  Gral. Manuel M. Diéguez, Gral. Amado Aguirre y Lic. Luis Manuel Rojas; los dos primeros entraron triunfantes a la Sultana de Occidente ese día 8 de julio de 1914.

Pero también significa esta fecha, el triunfo de la ley, puesto que en día igual pero del año de 1917, se suscribió por el Congreso Constituyente local, la Constitución Política del Estado de Jalisco, misma que fue promulgada por el gobernador Manuel M. Diéguez. Dediquemos un recuerdo a los distinguidos firmantes de nuestro venerable código supremo: Presidente, Manuel Bouquet Jr., Diputado por el Primer Distrito.- Vice-Presidente, Carlos Galindo, Diputado por el 5o. Distrito.- Víctor L. Velarde, Diputado por el 4o. Distrito.- Ramón Delgado, Diputado por el 6o. Distrito.- José W. Torres, Diputado por el 7o. Distrito.- Tomás Morán, Diputado por el 9o.- Distrito. Jesús Camarena, Diputado por el 10o. Distrito.- Ambrosio Ulloa, Diputado por el 11o. Distrito.- Doctor Marcos Guzmán, Diputado por el 12o. Distrito.- Fausto Ulloa, Diputado por el 13o. Distrito.- Pedro Alarcón, Diputado por el 15o. Distrito.- Sebastián Allende, Diputado por el 16o. Distrito.- Secretario, J. Guadalupe Ruvalcaba, Diputado por el 3er. Distrito.- Secretario, Julián Villaseñor Mejía, Diputado por el 14o. Distrito.

En la actualidad, la fecha del ocho de julio se festeja con actos cívicos de conformidad al decreto número 16434 emitido por el Congreso del Estado con fecha 17 de diciembre de 1996: esas ceremonias deben tener como objetivo principal, entender la gesta revolucionaria,  enaltecer nuestros valores, y concientizar a niños, jóvenes y adultos, de que conocer nuestra historia es la mejor manera de trabajar para engrandecer a la ciudad, realzar al Estado y consolidar a la República.

Esta reunión este año de 2017 tiene como marco el conmemorar los ciento cuatro años del triunfo constitucionalista en Jalisco y los 100 de vida de nuestra Carta Política estatal. Con tales motivos  el gobierno del estado, el de los municipios, partidos políticos y organismos cuyo objetivo es la educación y cultura, deberían dar muestras de memoria histórico-cívica y organizar lucidos actos.

Ojalá que esta celebración cale no solo en la conciencia de las gentes cultas en la Entidad sino de todos los jaliscienses, comenzando por la de los servidores públicos de los tres órdenes de gobierno, con el fin de que fecha tan notable, vuelva a ser parte de las actividades ciudadanas que día a día debemos tener en la mente, para honrar a quienes intervinieron en esos hechos y meditar lo trascendental que han sido para cincelar el perfil del actual Jalisco.

«Vendo aparato en buenas condiciones (de 14 X 16 cem.) para dar toques, con regulador y cables protectores y pilas nuevas, informes al Cel.: 321 103 18 95. Por $700.00 pesos ofresca.»

 

 “Día Internacional del Músico” Porras y Dianas
Parroquia del Sagrado Corazón, frente a esa hermosa puerta (la más de todas) tallada al rojizo cedro

 

 

 

 

 

 

 

La vida de artista requiere RECONOCIMIENTO; el virtuoso músico, que desarrolla arte y ciencia; demanda el alimento del aplauso; plácemes que le reconocen y alientan su estima.

 

Que mejor día para celebrar y reconocer que el de Santa Cecilia, Patrona de la Música; el pasado 22 de noviembre de 2016 por primera vez bajo un programa perseguido con antelación por: Lucio Rivera, Daniel Flores y Horacio Castorena, citaron a las once de la mañana en la Parroquia del Sagrado Corazón, frente a esa hermosa puerta (la más de todas) tallada al rojizo  cedro, donde después de alguna espera y deliberaciones de los presentes, así sin afinar, entre integrantes de: bandas, mariachis, quintetos, sinfónicas, concertinos entre otros. De pronto con el primer acorde de trompeta, nuestro segundo himno nacional, Marcha de Zacatecas, de inigualable apertura; al cierre, las porras, las dianas y el enchinar de cueros, con respiros profundos de algunos autocomplacientes; en lo que arribaban otros colegas, otras melodías más y al desfile rumbo a la Colonia y Templo de Santa Cecilia, a la Santa Misa oficiando el Sr. Cura Rosendo; quien en su homilía hablo de Santa Cecilia mujer ejemplar para nuestra fe por su martirio y poderosa en su intercesión ante Jesucristo, Santa no vaciló en dar el supremo testimonio de fidelidad. Nosotros colaboramos con ella y nos inclinamos ante el misterio. Es ésta una verdad de siempre en la doctrina cristiana, sobre la cual nuestro papa Francisco pone especial insistencia. El cristianismo se difunde por la atracción de su belleza y el contagio del ejemplo…

Es así como la difundida vocación musical de El Grullo, atrae a una gran cantidad de visitantes.

Al término de la eucaristía, la foto del recuerdo y, a la comida al salón de eventos “El Grullo”, donde les esperaban unos chicharrones, cueritos, moronga, tacos dorados y carnitas.

 

 

 

Por este medio se agradece, a los cooperadores: la Unión de comerciantes, empresarios y prestadores de servicio El Grullo, A.C.  (UCEPSG), Cooperativa de Consumo  “El Grullo” y Mi cubeta es Liborio, nos refieren los organizadores del evento.

A  escasos cinco meses, para el segundo encuentro y celebrar el día internacional de los músicos; contamos con tu presencia. Mayores informes e interesados contactar con Lucio Rivera Tel. 321 102 37 12.