Casta de Campeones Hijo de tigre, pintito

49
SONY DSC

Leonel Michel Velasco

Efraín Valle Santana, Hijo     mayor de María Elva Santana Rodríguez y Abraham Valle Zárate, apodado “El Costeño”, quien fuera el campeón regional de ciclismo en el año 1958, ganando el primer lugar en las tres etapas de la carrera ciclista de Cihuatlán a Autlán, Jalisco.

Efraín, hijo de Abraham, quien con tan solo 14 años se inició en el deporte de los golpes, peleando en los barrios y comunidades de El Grullo, así como en El Limón y La Ciénega, pronto su fama corrió por la región, al punto de que bajaban de la sierra y poblaciones vecinas a retarlo.

Subiendo al ring el homenajeado a recibir su reconocimiento y trofeo

A los 15 años inició formalmente su carrera boxística, dejando las peleas callejeras en los barrios, teniendo su primera pelea dentro del ring en lo que fuera el Cine Variedades, ubicado actualmente donde está Bancomer y el estacionamiento de la Plaza Santa Fe, otras contiendas en el Cine Reforma, en la Casa Ejidal y en el depósito Corona, donde actualmente se encuentra la mueblería Pérez Rulfo, en dichos lugares, todos en esta ciudad, se instalaba el cuadrilátero a fin de poder realizar las peleas; allí le pagaban entre $250.00 y $300.00 pesos por contienda, cuando el salario en esa época era de

En manos del Director de deportes Eduardo Zamora “Guarro” Efraín recibe trofeo y reconocimiento.

$10 pesos; fueron más de 50 peleas dentro del ring (sin contar las de los barrios y pueblos vecinos) y cabe destacar que nunca perdió ninguna ni en el ring o en los barrios.

A la edad de diez y seis años, en 1968, a diez años de que su padre Abraham, fuera campeón regional de ciclismo Efraín Valle, como hijo de un gran campeón muestra la casta de la que está hecho y se convierte en el campeón indiscutible del boxeo de El Grullo y la región, con un peso de 52 kilos. El “Psicodélico” Valle, apodo del campeón, contaba con sus

Con su esposa algunas de sus hijas y nietos que le acompañaron en el ring, con ganas de levantarlo en hombros

guantes para boxear, bata y pantaloncillo con varios colores, sin olvidar sus zapatillas propias del boxeo.

Sus entrenadores fueron, Martin Ruiz Plasencia+, apodado “el birotero”, y su otro mentor fue el apodado “Nila”; ambos tenían sus gimnasios en el barrio del tamarindo. Su tercer entrenador fue su hermano menor Samuel Valle Santana. Con él, los entrenamientos eran duros, pues tenían la certeza de que condición mata técnica y, para esto, corrían sin parar subiendo con respiración jadeante hasta “los hornitos” o hacia la casa del Padre Pérez. De regreso bajaban precipitados sin

Mostrando su trofeo, haciendo presente su época de campeón invicto
El Psicodélico Valle con sus padres y hermano

detenerse sorteando obstáculos hasta llegar hacia el plan, trotando ya un tanto sosegados. Cuidaba su alimentación consumiendo verduras sobre todo lentejas y garbanza; su fuerza la tenía en sus manos y brazos, considera que su fortaleza le vino echando taloneras y “encorreyando” huaraches, en la huarachería del señor Antonio Guevara, y más adelante con don Alberto Corona García de Alba, “don Beto”; desde la edad de ocho años trabajaba por las tardes después de ir a la primaria, y en tiempos de siembra y cosecha junto con su hermano Samuel, ayudaban a su padre Abraham en las duras labores del campo.

En El Grullo peleó con el “Pájaro” Guzmán +, con el “Lobito”, el campeón Celis, “el Jaulas”, “Parras”, “Jama” y “Chatito Ortega”, quien pesaba 5 kilos más que el “Psicodélico Valle”. Se enfrentó también con jóvenes de las comunidades de Las Pilas, El Cacalote y El Aguacate.

Con familiares: esposa hermanos tres de sus hijas, sobrinos, nietos, un yerno y amigos que le acompañaron en su merecido homenje

Normalmente peleaban en los sitios en donde se entrenaba. En ese tiempo el box estaba de moda, pues en los barrios de El Pocito Santo, El Charco de los Adobes, La Alameda o El Cerrito, tenían sus improvisados lugares de entrenamiento, los más formales eran los del barrio El Tamarindo.    

En una ocasión se enfrentó a un muy buen peleador de la vecina población (ahora ciudad hermana) de Autlán, a quien desde hacía ya dos años nadie le había ganado, un joven apodado el “Yácono Sánchez”; asimismo, le hizo frente a fuertes peleadores de Guadalajara; cada vez que ganaba lo levantaban en hombros; las peleas eran anunciadas en volantes y en la radiodifusora de El Grullo, por el locutor Antonio Pérez González.

Riky Lara, despues de su triunfo, junto con Gilberto Gurrero López y una de las nietas del homenejeado posando para la foto del recuerdo

Ya fincada su fama, recibió la visita de unos representantes de la llamada Arena Coliseo de Guadalajara, (quienes le bautizaron como el “Psicodélico Valle”, dada su indumentaria de fuertes tonos naranja, rojo, azul, amarillo, negro y tinto); llegaron a invitarlo para llevárselo a pelear a la ciudad de Guadalajara, pues les interesaba su trayectoria regional. Le dicen que de aceptar, ganaría más dinero del que recibía aquí en El Grullo. Su ofrecimiento era arriba de $5,000.00 cinco mil pesos por pelea, que en aquellos años era una buena cantidad. Le comentaron que le pagarían todos sus gastos y que lo traerían a El Grullo cada fin de semana. Siendo menor de edad sus padres no estuvieron de acuerdo en que se lo llevaran, entonces “El Psicodélico Valle”, emigró a los  Estados Unidos para trabajar, dejando su carrera como boxeador invicto a la edad de 17 años, en 1970.

Refiere que a sus peleas asistía diferente público, entre ellos un elemento de tránsito, don Toribio apodado el “Toro” fanático del Box. Entre otros aficionados se encontraba José Santana Sandoval, quien más adelante se convirtió en su cuñado; a la edad de 21 años contrajo matrimonio el 29 de diciembre de1973 con la señorita M. Anita Santana Sandoval mujer de una sutileza escencial, originaria del rancho La Alcaparrosa Municipio de Unión de Tula, Jalisco. Del matrimonio de Efraín y Anita nacieron cuatro hijas: María Erika, Arminda, María Azucena y María Fanny. Las tres primeras contrajeron matrimonio, y luego llegaron los nietos, toda una casta de campeones, ya que en sus venas corre sangre deportiva de su abuelo y de su bisabuelo, destacando en los estudios y sobre todo en los deportes: Karen Robles Valle, exitosa estilista, dibujante, canta y canta muy bien; Brenda RoblesValle, se le da la composición desde la edad de nueve años, cursa la carrera de actuación en la Universidad de California, State University; Fátima Dafne Pulido Valle, futbolista y basquetbolista jugando en la liga del Ayuntamiento Municipal “Las Grullas”, juega futbol femenil en El Mentidero, liga de Autlán; jugo en la copa del Tec, en El Progreso y es capitana en la Preparatoria del Cecytecj “El Grullo”; juega en la liga “Chicharrón Globo”; destacados futbolistas los hermanos César, Yael y Fátima Dafne Pulido Valle, y a Dayanara Pulido Valle le gusta el deporte y el baile; va a clases de jazz, proyecta incursionar en el box, ya que parece retornar esta moda en El Grullo y la región.

Efraín Valle Santana, Originario de El Grullo, Jalisco. Nacido el 19 de febrero de1952 celebrando sus 66 años de edad, el pasado 24 de febrero fue objeto de un homenaje por el Ayuntamiento Municipal en coordinación con la Dirección de Deportes entregándole su reconocimiento y un trofeo en el Domo Municipal, además en su honor, se llevaron acabo seis peleas de box Amateur y tres profesionales, siendo la pelea estelar la del grullense Ricardo Lara Guzmán, “Riky Lara”, quien noqueó en el primer round en pelea pactada a ocho y, a quien Efraín le ha pasado algunos consejos de su cosecha. Efraín y sus hijas agradecen a los organizadores del homenaje principalmente al Director de deportes Eduardo Zamora “Guarro”, al Ayuntamiento de El Grullo 2015- 2018 así mismo a “Ricky”, por su rotundo éxito en la velada boxistica.

Comments

comments

Compartir
Artículo anteriorHombre busca mujer
Artículo siguientePrimero México