Señor presidente SEÑOR PRESIDENTE

Rodolfo González Figeroa

 

Por favor no, no en cemente mi calle. No la modernice, no le ponga concreto, no quite los baches.

Señor presidente, por favor no modernice mi barrio, no homogenice el paisaje, no ponga postes, lámparas.

Señor presidente, por favor no instale el drenaje en la zona, no conduzca nuestros desechos al río de aguas limpias.

Señor presidente, por favor no construya el andador, no establezca caminos únicos para ir a pasear con la familia.

Señor presidente, por favor no le haga caso al diputado, ni al senador mucho menos al gobernador.

Señor presidente, por favor desobedezca los mandamientos federales, las tendencias nacionales de modernización frenética.

Señor presidente,por favor venga a caminar con nosotros aquí en este rancho, por esta calle de tierra y piedra. Vea cuantas rocas, tamaños, formas, figuras y texturas. Por esta calle nace el agua cada tiempo de llover. Y mire mire ahí, ese zacatito es bueno pa la infección en la panza, ésta de aquí es higuerilla, sus raíces tienen muchas bacterias buenas para hacer fermentos biológicos para la agricultura regenerativa. Al medio día bajo esta sombra de espino blanco vienen las gallinas de Juan a rascar y comer, a veces yo las corro y me echo la siesta en su lugar. Es buena tierra la tierra de esta calle, buen barro, cuando uno lo remoja queda pegajoso, nosotros lo usamos para ponernos en la barriga y en la cara, buenas mascarillas. Mi hija le gusta jugar en el lodo en las lluvias, viera que feliz es bañándose bajo la tormenta. ¿Se imagina si usted la encementa, qué queda? Sólo estímulos de velocidad para los coches. Señor presidente, por favor. Lo que para usted es “arreglar la calle” Para nosotros es matarla.

Señor presidente, aquí no queremos una lámpara que nos robe la noche. Si viene de noche usted verá las estrellas ¿las conoce? Uff, ¡ha de ver cuántas! Y la luna, que le digo, cuando llena a nosotros hasta nos da flojera bajar a la plaza porque de ahí ni se disfruta con tanto lucerío que hay. Y aparte el grillerío que nos canta cada noche, ¿le agrada el canto de grillo? Un concierto para bueno oídos. ¿Se imagina si pone lámparas y postes? Mire, nuestros ojos se acostumbran a la oscuridad, uno vislumbra fácilmente al intruso cuando viene, uno lo detecta inmediatamente. El, que viene de las luces nunca nos verá, en cambio nosotros a él sí. El y muchos como usted están encandilados de los ojos. Nosotros vemos bien en la noche. Así que la seguridad del barrio no depende de si ponemos luces o no. Pá que se hace, los delincuentes usted los conoce.

SÍ, señor presidente, necesitamos apoyos, pero no los que nos ofrezcan de arriba con presupuestos etiquetados sino los que nosotros concebimos aquí desde abajo, desde la tierra. ¿Quién le dijo que conectar nuestro baño a la red del drenaje es progreso? ¿Cagarnos en el agua se le hace acaso sensato? A ver y luego qué hacemos con las aguas contaminadas y con los costos altísimos de las plantas de tratamiento. Señor presidente ¡los baños secos son el futuro! ¿No le han dicho sus asesores y aquellos quienes lo influencian? Señor presidente, infórmese, averigue alternativas, ya es momento que entienda que todo lo que usted hace no es más que repetir mecánicamente lo que se concibe desde la federación como “desarrollo”.

¿Cree que ese andador que quiere hacer donde va a tumbar árboles para poner una línea de concreto donde pretende que tod@s caminemos es moderno y civilizado? Si supiera; ¡la cantidad de andadores que tenemos la familia  cerro arriba! ¡con muchos relieves, subidas y bajadas, abundante sombra natural! Me gustaría que nos acompañara señor presidente una tarde a estos andadores nuestros. Olemos diversos aromas de flores, escuchamos aves, de regreso recolectamos alguna fruta o raíz. Nada que ver con un andador paralelo a la carretera, liso, duro, oliendo los escapes de los vehículos y escuchando estridentes motores. Andador así, no gracias señor presidente, llévese ese presupuesto a otro lado.

Es que la verdad la verdad, señor presidente, para que el pueblo mejore ni siquiera se necesitan millones de pesos como esos que dice que hay para invertir en el pueblo. Podríamos tener todas las calles con pavimento, camellón, todos los baños conectados al drenaje, y absolutamente todos los rincones del rancho iluminados con lámparas hasta led si usted quiere y; ¿cree que la gente estaría más feliz, más sana, más segura, más libre?

La devaluación continuará, el cambio climático se agudiza, las enfermedades siguen creciendo, las deudas familiares se incrementan, la división social impera, el miedo se expande, el saqueo y explotación de nuestro territorio aumenta. En este escenario usted se tomará la foto cuando corte el listón que inaugurará la nueva calle muerta, que su ignorancia mató.

 

Los comentarios están cerrados.