Identifica las celotipias desde el noviazgo

  • La SSJ explica que cuando se presentan celos patológicos lo recomendable es acudir a terapia con un especialista, para trabajar en las creencias irracionales

 Para la sicóloga clínica adscrita al Instituto Jalisciense de Salud Mental (SALME), perteneciente a la Secretaría de Salud de Jalisco (SSJ), Mirna Alicia Rivera González, es importante detectar los celos patológicos desde el noviazgo, para evitar la violencia emocional de manera permanente y la posterior desintegración de la pareja.

 Las celotipias son celos patológicos que se manifiestan con características específicas, como la ausencia de una causa real que desencadena ideas persistentes, que pueden estar dentro de un trastorno delirante.

 “Los celos delirantes o celotipias son estos celos patológicos, en donde no existe ninguna razón fundamentada, donde los hechos son imaginarios y donde la persona está generalmente con la sospecha de que la pareja pueda engañar o se pueda ir con otra persona”.

 Un individuo celotípico trata de ejercer un control total de su pareja; puede ir desde prohibirle tener redes sociales, hasta ejercer presión para revisarlas; también pueden llegar a investigar llamadas y mensajes en los teléfonos celulares, prohibir a la pareja que se relacione con personas de otro sexo y con frecuencia usan el chantaje emocional; además, puede llegar a tener una desregulación emocional (golpear, llorar, ansiedad, tristeza) por pensar en que su pareja le abandonará.

 Cuando el problema se presenta en personas casadas, el(la) celotípico(a) puede prohibirle a su pareja salir de casa, que vista de determinada manera y si hay hijos de por medio, la persona celosa siempre buscará que el hijo acompañe a la pareja. “La celotipia es una manifestación importante de violencia emocional, de control sobre la otra persona y esta situación puede llevar al maltrato físico o a la muerte en una situación más extrema”.

 Recalcó que las personas celosas tienen una disminución o inseguridad en sí mismas, además de predominar una dependencia emocional, ya que tienen una preocupación extrema de ser abandonados y una necesidad exagerada de siempre estar apoyados y sentirse aprobados en donde se desenvuelvan.