Personajes de Nuestro Pueblo

267
DSC09821
Trabandò en la Panaderìa Don Chico

Elizabeth Pérez / Expresión.

Un hombre originario de tierras Grullenses que a sus 89 años de edad sigue trabajando con el sudor de su frente día con día, él es Francisco Pérez Santana mejor conocido como “Chico Pérez ” el panadero.

Desde muy pequeño don chico fue muy aficionado del beísbol nos dice que prefería ir a entrenar que asistir a la escuela, a sus 7 años ya se reunía junto con sus amigos en un lugar al que llamaban “El potrerito” para entrenar su deporte favorito, recuerda con mucho entusiasmo aquellos 16 de septiembre, para él era el mero día del beisbol, una cosa bonita. ya que había un torneo relámpago donde las personas junto con sus familias participaban con sus porras, el ambiente era muy agradable para pasarlo en familia, después del partido había una comida, donde la tradición era matar un puerco y para acompañar una rica y fría cerveza que tomar.

Jugó en todas las posiciones en el cuadro, de los nombres que más recuerda de su equipo fue la Mina, Los indios y Deportivo Grullo, hasta que un día lo pusieron de cácher y fue en esa posición donde se quedó jugando, dice que para él es la mejor posición es donde se dan las indicaciones al cuadro de lo que tiene que hacer, de acuerdo al jugador pero te tiene que gustar de corazón. A sus 56 años dejó de practicarlo pero hasta la fecha sigue recordando aquellos grandes juegos que lo hicieron sudar de los nervios.

Pero no sólo ese deporte practicaba, también le gustaba mucho la bicicleta lo practicaba muy amenudo,concurso en carreras a los poblados cercanos de la región como lo son: La Puerta Del Barro, El Chorrillo, El Limón, Autlán, Palo Blanco entre otros.

Hijo de don José Pérez Aldaco, unos de los primeros panaderos de esta región, fue quien le enseñó a don chico y a su hermanos cómo funciona y se trabaja una panadería, desde pequeño se enseño a trabajar, levantarse temprano para pesar las masas y comenzar a hacer el bolillo, prender el horno y mantenerlo con una buena temperatura para que el pan salga en su mejor punto; durante sus inicios en el oficio él era el encargado de hornear el bolillo, el pan dulce y repartirlo, en esos tiempos no había carro, así que el pan y el bolillo tenía que ser repartidos en bicicleta o caminando, dependiendo.

Además en su adolescencia también trabajó de peón junto con su hermano Carlos Pérez, en el potrero “El Naranjo”  en tierras de Don Porfirio Preciado, meciona don chico que casi se andaba rajando ya que era un solazo y tenía que juntar carrizo, hacer montones, cargar, sembrar y de todo; antes el sueldo eran 20 centavos por día.

Don Chico es muy reconocido en el pueblo porque siempre en su cabeza llevaba la charola o canasta de pan dulce y la mantenía con un equilibrio que solo él posee, actualmente ya no reparte debido a que sufrió una operación de su cabeza y el doctor se lo prohibió.

El día 24 de julio de 1953 es recordado con tristeza para don chico ya que murió su hermano en sus brazos, después de esa tragedia murió su padre, dejando a él como encargado de la panadería en la cual sigue trabajando, se casó a sus 32 años un 17 de noviembre con una mujer llamada Irene Uribe con la que tuvo a sus 5 hijos, 3 hombres y 2 mujeres a quienes también les enseñaron a trabajar. Actualmente todos sus hijos colaboran en la panadería más un sobrino y es viudo.

Un día normal para don chico es levantarse a las tres de la madrugada a pesar las masas para hacer el bolillo, a las seis de la mañana ya se encuentra listo para verdearse, a las diez ya se encuentra listo el pan dulce para ser repartido y ser vendido en las tiendas de la esquina, por la tarde se queda en su casa vendiendo el pan dulce que quedó, pero de vez en cuando se da unas escapadas al centro municipal de El Grullo, para reunirse con sus amigos, como a las siete de la noche hace la revoltura de masa para el bolillo del próximo día, el pan dulce lo pueden encontrar de lunes a sábado y el bolillo calientito todos los días.

Francisco Pérez Santana es el sustento de la familia Pérez, y el sazón que tiene es único,  aun se mantiene el secreto familiar,  es un honor reconocerlo por ser un hombre trabajador, noble, responsable que se ha dedicado a su familia y los ha sacado adelante, honor a quien honor merece, en hora buena.

DSC09835
Listo para hornear
DSC09842
Preparando el horno
DSC09838
Listo para salir a repartir

Comments

comments