Nuevo Gobierno y Visita Presidencial.

118

Por Pedro Vargas Avalos.

No hay plazo que no se cumpla ni fecha que no se llegue. El uno de marzo reciente, asumió su cargo el nuevo gobernador del Estado, con su flamante secretario de gobierno (Arturo Zamora) que a todas luces significará trascendental pieza de la administración que encabeza Jorge Aristóteles Sandoval.

Al margen de los titulares nombrados para cada una de las dependencias estatales, de acuerdo  a las reformas introducidas a la Constitución y leyes secundarias, lo cual amerita análisis especial, es relevante para Jalisco que se haya registrado la primera visita oficial del presidente de la república el pasado 7 de marzo.

Sobre esta presencia del titular del poder ejecutivo federal, mucho se puede decir, pero lo cierto es que se esperó a que saliera el anterior gobernante jalisciense, desprestigiado y perteneciente a un partido opositor al del primer magistrado de la nación, para que éste visitara tierras jaliscienses, particularmente de la Perla Tapatía.

Dos políticos de corte nacional se lucieron y fueron citados por Enrique Peña Nieto: la secretaria de Desarrollo Social, (Rosario Robles Berlanga, exjefe del gobierno del DF y ex perredista) y el mandamás de la SEDATU o Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano,  ministerio que sustituyó a la antigua secretaría de asuntos agrarios, Jorge Carlos Ramírez Marín.

Este último sobre todo, fue presentado como el representante personal del Presidente de la República en el Estado de Jalisco, a fin de poder actuar y atender temas particulares, “donde queremos hacer converger el esfuerzo del Gobierno de la República y del gobierno estatal”, expresó textualmente Peña Nieto.

Llama la atención lo anterior, porque ese funcionario federal fue quien asistió a la toma de posesión del  ejecutivo de nuestra Entidad, lo que muchos observadores señalaron una muestra de las relaciones no del nuevo mandatario jalisciense, sino del secretario de gobierno Zamora Jiménez.

En cuanto a los anuncios que hizo el presidente, el principal aparentemente fue el arranque de la cobertura para apoyar a los mexicanos de 65 años o más, con lo que le enmienda la plana a los panistas que habían instrumentado el programa llamado de “70 y más”. Ello significa de golpe y porrazo incrementar la nómina de esas personas mayores de edad en  2.5 millones, con lo que sumados a los de setenta años, arrojan un gran total de 5.6 millones de adultos de tercera edad beneficiados.

Recordemos que estas acciones las inició Andrés Manuel López Obrador en el DF, y que luego las adoptaron los panistas, con ciertas limitaciones; ahora, Peña Nieto a los dos les enmienda la plana y a no dudarlo cosechará aplausos, tantos  como los que recibió a propósito del “gordillazo”, que puso punto final al cacicazgo rapiñesco de la otrora omnipotente lideresa del magisterio.

También anunció la edificación de un hospital geriátrico en Guadalajara, que será piloto en el país. De igual forma enfatizó la pronta iniciación de la ampliación del tren ligero y la implementación de medidas para aliviar la traba vial de la Perla Tapatía, que indudablemente se ha vuelto en gravísimo problema para las autoridades locales.

En fin, fueron 15 los compromisos adquiridos por Peña Nieto en su campaña electoral para llegar a la presidencia; ahora los recordó a la par de reconocer que el voto de los jaliscienses fue determinante para alcanzar el triunfo en los comicios presidenciales.
Las obras son amores y no las buenas razones; confiemos en que en plazo no muy grande, estemos recontando los cumplimientos de las promesas del Presidente de México. “Sumando el esfuerzo y el trabajo del Gobierno de la República al del gobierno estatal, -dijo el Presidente- yo estoy seguro que vamos a cambiar el rostro del Estado de Jalisco para bien.” Y luego remató con lo siguiente: “Vamos a hacer un trabajo que realmente reditúe en mayores beneficios y en mejores condiciones para el Estado de Jalisco.”

Esas palabras significan para el nuevo gobierno de Jalisco  un fuerte espaldarazo  del primer mandatario nacional, lo cual para comenzar, es muy bueno.

Comments

comments