2018: LA ENCRUCIJADA DE MEXICO.

POR: PEDRO VARGAS AVALOS.

  Nuestra Patria mexicana se encamina velozmente al año 2018,  el cual será crucial, pues en él se decidirá quién encabezará el poder ejecutivo federal, el del Estado de Jalisco y quienes integrarán los respectivos poderes legislativos, además de los ayuntamientos.

                La ciudadanía se encuentra descontenta con el sistema: las encuestas recientes nos dicen que el primer mandatario nacional tiene una aceptación bajísima, (menos del 20 por ciento) como ningún otro presidente la registró en su momento. En cuanto al índice de confiabilidad, los partidos políticos, los altos funcionarios y en general los políticos, son calificados pésimamente, en pocas palabras, son reprobados por la población.

El Instituto Nacional Electoral (INE) es tachado en casi toda la República, como  de poca confianza para organizar pulcramente los comicios, teniendo como muestra evidente los más recientes de Coahuila y el Estado de México, donde la violación de las leyes electorales, el derroche de recursos económicos en la propaganda de los candidatos, y muchos procedimientos que parecían del pasado para inducir el voto, se mostraron a todas luces con un ímpetu palmario y vergonzoso. El INE y su correlativo estatal en cada proceso, fueron insolentes espectadores o de plano culposos compinches.

Las fuerzas políticas buscan perpetuarse, ya en su papel de dominantes o como impúdicos beneficiarios de un sistema que chochea por dondequiera.

Los ciudadanos están pues en una encrucijada: abatidos por la corrupción impune que corroe al país, desolados por la violencia galopante que nos hace vivir con el Jesús en la boca; viendo como se achican los salarios en el caso de los trabajadores, o impresionados por el deterioro del nivel de la clase campesina,  todo lo cual incrementa a diario la de los desvalidos, inmersos no solo en la pobreza sino hundidos en la miseria, en donde yacen abandonados a su suerte los indígenas. Nuestra antes esperanzadora clase media, ahora golpeada  inmisericordemente, está en franca disminución. Por lo anterior, ante la disyuntiva de tomar una decisión en la jornada electoral de julio de 2018, la mera verdad que la ciudadanía no haya que hacer.

El priísmo está de antemano descalificado en Jalisco y virtualmente en la República: su retorno  al poder ha sido un fiasco para el pueblo y para México. Véase solo el caso de la decena de exgobernadores prófugos o presos, todos con el común denominador de ladrones en términos comunes. Y a nivel federal actual, “no se cantan mal las rancheras”, ya sea en comunicaciones y transportes, salud, seguridad pública o combate a la delincuencia, por solo dar unos ejemplos.

EL Panismo está en parecidas condiciones que los tricolores: desaprovecharon sus oportunidades y no creemos que naya buenas perspectivas para volverles a dar otra oportunidad. En sus coyunturas, tiraron a la basura su opción de bien gobernar; resultaron ineptos, frívolos, abusivos, y para acabarla, corruptos.

La izquierda está fraccionada. El Perredismo está de picada irrefrenable y por lo tanto ya no se le ve como real camino para salir de la delicada situación en que nos encontramos. ¿Morena? Es una enorme incógnita, con la ventaja de no tener todavía las tachaduras de los anteriores.

Recientemente se ha manejado la idea de las coaliciones, los frentes y las alianzas. Quizás esta pudiera ser una solución, pero tal como son nuestros políticos, (egoístas, ventajosos y sin patriotismo) la verdad que lo dudamos.

Estamos pues, ante una formidable encrucijada. La sabiduría del pueblo mexicano debe sublimarse para salir de ella, considerando que por lo pronto, no hay más cera que la que arde.

 

Mujeres y niños latinos de 6 Estados se manifiestan por el Cambio Climático y la Calidad del Aire

Acuden 500 personas de otras partes del país al evento ‘Juega por el Clima’, organizado por ‘Moms Clean Air Force’

Karen Janett Carranza J. <karen@benitezstrategies.com>

​WASHINGTON, D.C. 14 de julio de 2017.- A través del juego en espacios al aire libre, familias latinas de los estados de Arizona, California, Colorado, Florida, Nevada y Texas protestaron frente a la Cámara Alta del Parlamento, por la falta de compromiso de sus representantes y de la Administración Trump para combatir el Cambio Climático y mantener las políticas de protección al aire y agua limpios en el país. Organizado por la asociación ‘Moms Clean Air Force’, el evento ‘Juega por el Clima’ se llevó a cabo por cuarto año consecutivo y tuvo como finalidad hacer patente a los congresistas la preocupación que las madres y padres de los niños de los Estados Unidos tienen por temas como el Cambio Climático y la Calidad del Aire.

Asimismo, durante esta jornada se reunieron más de 500 personas de otros 40 Estados del país en Washington, D.C., incluyendo a líderes de asociaciones promotoras de la protección del ambiente y el clima entre las que se destaca la organización nacional Mi Familia Vota.

Ben Monterroso, Presidente Ejecutivo de Mi Familia Vota, dijo que para la organización que representa, los temas de cambio climático, del agua y la mejoría del planeta, son importantes y aseguró que su postura debe ser escuchada.

“Mucha de nuestra comunidad vive en los lugares y ciudades más contaminados.

Nuestra comunidad es la que trabaja afuera, construye los puentes, construye las casas, son los que cultivan las frutas y vegetales, así que el medio ambiente es algo muy querido para nosotros”.

Por otro lado, Vanessa Huac, conductora del noticiero nacional de Telemundo, quien también se unió a esta causa dijo en su discurso:

“Estoy muy emocionada de ver que solo ahora ‘Moms for Clean Air’ es fuerte con un millón de miembros. Esto es definitivamente algo para celebrar a esta gran organización. Pero estoy aquí porque soy una madre, y como todos ustedes, quiero lo mejor para mis hijos. Quiero que crezcan en un planeta saludable y hermoso, quiero sean lo que sea que quieran ser, que alcancen su mayor potencial sin tener que preocuparse de las consecuencias de nuestro clima cambiante. Estoy muy feliz de ser parte de este equipo porque realmente creo que no hay nada más fuerte que el amor de

la madre por sus hijos. Y verlos a todos aquí, me llena con la esperanza de que realmente podemos hacer la diferencia, que realmente podemos crear el cambio, que  realmente podemos tener un impacto y que nosotros realmente podemos resolver la crisis climática.”

Posteriormente, Ernesto Vargas, del programa Chispa, de la Liga de votantes por la conservación declaró que están trabajando con la comunidad latina en Nevada para promover la adquisición de autobuses escolares eléctricos para las escuelas públicas y destacó que: “Ahora vimos la propuesta del grupo republicano sobre el presupuesto y estamos muy preocupados porque ellos están recortando dinero a la EPA por casi medio billón de dólares… eso significa que va a haber menos oportunidad de poder trabajar para asegurar protecciones de agua, de aire, de algunos de los parques nacionales, tierras públicas que hasta ahora hemos podido disfrutar o que hemos venido logrando con mucho trabajo, proteger”.

Las madres latinas, pertenecientes a Mi Familia Vota, que asistieron a la protesta, ambién expresaron su sentir respecto a su participación en el movimiento, en el que en general todas coincidieron que están convencidas que se debe poner atención a los temas de cambio climático, aire y agua limpios. También sostuvieron que se debe hacer presión a los representantes para que tomen acción en la defensa del ambiente, para que protejan la salud de los niños del país.

Graciela Pacheco, de Phoenix, Arizona dijo al respecto: “Les voy a pedir que tomen acción en el cambio climático, que no recorten el presupuesto para cuidar el medio ambiente, ya que el medio ambiente y la salud deberían ser prioridad ya que esto afecta nos a todos… le diría a las familias que se acerquen a sus representantes y que les digan que les exijan que tomen medidas y que tenemos que hacer cambios, es algo que nos afecta a todos, ellos como familia tienen

que poner su granito de arena”.

Ivonne Meneses, de Las Vegas, Nevada, manifestó: “Yo estoy aquí porque me he unido a esta causa porque mi hijo está afectado y no nada más él, sino parte de mi familia también se ha afectado por el cambio climático, mi hijo es asmático… le han dado muchos ataques muy severos por el mal clima por la contaminación que hay en las vegas en estos momentos”.

Los hijos de Deyanira Martínez, que formaron parte de este movimiento, también hicieron escuchar su voz: “Me gusta el aire limpio y al agua fresca. Y esperaba que fuera así toda la temporada (de verano), me habría gustado que así fuera durante toda la temporada. Y nunca tener aire malo, ni agua sucia, ni basura por todas partes”, expresó el más pequeño de ellos.

Por su parte, la hija mayor de Deyanira expresó: “Mi familia y yo amamos ir a acampar, hacer actividades al aire libre, ir a la playa. Pero recientemente vamos a la playa y está llena de petróleo, así que no entramos al agua, vamos a sitios para acampar y están destruidos, llenos de químicos. No podemos entrar al agua, estamos siempre llenos de miedo, así que ya no podemos disfrutar más de la naturaleza. ¡No es gracioso!”.

De acuerdo con una encuesta publicada recientemente por ‘Mom’s Clean Air Force’ 87% de las mujeres latinas en el país cree que son insuficientes las acciones de protección del aire y el agua, por lo que este tipo de manifestaciones toma importancia aunado a la problemática real que vive el país en temas de contaminación.

La Casa Común

Mientras más vacío está el corazón de la persona, más necesita objetos para comprar, poseer y consumir.

Laudato Si.  Papa Francisco.

 

Carlos Palomera García

Sabiendo que a mi me gustan los temas del medio ambiente, el Editor Director de este medio de difusión, al ver mi indecisión sobre qué tema compartir,  simplemente comentó “de eso hay tanto qué escribir que no deberías tener problemas…”  Pues con ese acicate, quiero reflexionar sobre la dimensión que el Papa Francisco le ha dado a la protección de la “casa común”, y para lo cual nuevamente él, el pasado 5 de junio, nos recordaba no olvidar nunca que el medio ambiente es un bien colectivo, y que su protección es responsabilidad de todos.  Este Pontífice ha sido el que más abiertamente ha hablado de la importancia del ambiente, y el papel que tenemos TODOS, de manera general, y los gobiernos y las grandes industrias, en particular, en la tarea de hacer algo para cuidarlo.   Este llamamiento cobra nuevas dimensiones si se recuerda que hace unas semanas el presidente de los EUA anunció el retiro de su gobierno del acuerdo de París, en donde se están tomando acciones en conjunto para “combatir” el cambio climático. Estados Unidos es el segundo emisor mundial de gases de invernadero, y pues su retiro ha causado mucha sorpresa,  y de lo cual se ha hablado y escrito en muchos ámbitos.

Pues bien, regresando al Papa Francisco y su preocupación por el cuidado del ambiente, en junio de 2015 se publicó la Encíclica Laudato si, también conocida como Encíclica verde . Una encíclica es una carta que el Papa dirige a los obispos y fieles católicos sobre cuestiones de fe y/o de costumbres.  En este caso, en dicho documento en pocas palabras dice que la única actitud que es moralmente defendible ante los ojos de Dios, era la de cuidar nuestra casa común.  Para la escritura de la encíclica, el Papa se apoyó de datos que la ciencia ha aportado sobre los impactos que estamos haciendo al ambiente.  Lo interesantísimo del documento, y lo que llamó tanto la atención, fue que, por primera vez, sin tanto tapujo, la iglesia católica le daba un espaldarazo al conocimiento científico sobre un tema muy relevante, el problema ambiental.  Además, se reconoce que este problema o crisis ecológica no está separada de la crisis social: “el ambiente humano y el ambiente natural se degradan juntos, y o podremos afrontar adecuadamente la degradación ambiental si no prestamos atención a causas que tienen que ver con la degradación humana y social”.  Es decir, el Papa afirma de muchas formas y de manera tan audaz no conocida de pontífices anteriores, que el problema ambiental y la crisis ecológica es una señal de la crisis ética, cultural y de valores que se vive actualmente. Que esta crisis es resultado del estilo de vida promovido por las grandes empresas que nos empujan a consumir desmedidamente, y que también es favorecido por las políticas actuales que promueven la privatización de bienes comunes.  En nuestro país estamos viviendo como esto último está sucediendo tan tranquilamente que solo unos pocos han alzado la voz.  Bienes comunes como el agua, los bosques, las playas, los recursos naturales, están siendo cedidos a manos privadas nacionales y extranjeras, y con ello, nuestro acceso está limitándose cada vez más.

Es decir, esta encíclica es un llamado de atención para que cambiemos muchos de los valores que permean nuestras vidas; de la necesidad de cambiar hábitos (consumir menos para tirar menos, por ejemplo;  contaminar menos para tener una mejor salud)… hacer cosas pequeñas con pensamiento grande.  ES muy fácil escribirlo, pero creo que si multiplicáramos las pequeñas acciones éstas se convertirían en acciones gigantes.

En mi reflexión pasada hablaba de la sustentabilidad.  En Laudato Si, capítulo IV,  el Papa Francisco lo resume de la siguiente manera “¿qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan? Lo que está en juego es nuestra propia dignidad. Somos nosotros los primeros interesados en dejar un planeta habitable para la humanidad que nos sucederá.”   Y Yo me pregunto, ¿estamos realmente interesados en esto?

El Valor de la Palabra

Cómo debería reaccionar ante la incertidumbre y falsas promesas si soy parte de una sociedad donde se habla mucho, se entiende poco, y al final de cuentas es como si no se dijera nada.

Vivimos en una sociedad plasmada de mentiras, y ante ellas, pareciera que las personas no las ven, o mejor dicho, se hacen que no las ven, aunque la realidad es que nos damos cuenta de ellas y por sabe que “carajos” las callamos, nos mostramos indiferentes, nos hacemos como que no sabemos. Las razones ante esta forma de actuar podrían ser muchas, y todas podrían ser válidas porque habrá que entender que todas las personas somos diferentes y por esa diferencia vemos y creemos las cosas a nuestro entender.

-Eso realmente no es así, sólo lo inventan para hacernos creer otra cosa.
-Pues yo creo que no es así pero que le vamos a hacer, quien soy yo para cambiarlo.
-Ya qué, ya lo hicieron, ya esta así, pues así que se quede.
-Está mal, luego luego se ve que esta mal, pero quien soy yo para decir algo.
-“Es que” la verdad yo no me meto, no es miedo es precaución, pero mejor desde lejos.
-Pues verás, a nosotros nos dijeron muchas cosas y nos ilusionaron, pero esto ya es muy común, siempre pasa y hay seguimos en las mismas, y sabes qué, así va a seguir siendo.
-Algunos creen que no nos damos cuenta, lo bueno sería que al final de cuentas siguieran creyendo eso y les diéramos una sorpresa para que vieran que no es como ellos creen que es.
-Ojala fuera cierto, pero son puras mentiras y por eso estamos así.

No sé en cual circunstancia te encuentres tú, pero es importante darte cuenta que solamente actuando, organizados, alzando nuestra voz, únicamente con el estandarte de ciudadanos unidos podremos hacer que nuestra voz sea escuchada y valorada.

Esta realidad es palpable y urgente, la indiferencia es la enemiga número uno de los valores. Existe una desvalorización que se está comiendo de raíz no sólo nuestra cultura, tradiciones, espacios, consciencia, sino también al ser humano, y no solamente quienes deben (por compromiso y elección) son responsables totales –pero si directos-, al final de cuentas todos somos responsables, los que deben velar por ello cometen omisión y los que tenemos que hacerlo como personas comentemos indiferencia.

Deseo fervientemente que esa indiferencia se termine para que el VALOR de nuestra palabra no se pierda, como se pierde constantemente y siempre, el valor de aquellos que tienen en sus manos -por elección- la posibilidad de mejorar las cosas.

_________________________________________________________

Dra Ana Prisci